Hisopo para purificar nuestros pulmones

Hisopo para purificar nuestros pulmones

El hisopo es una planta muy poco conocida ya que no es frecuente encontrarla silvestre, como otras de sus parientes botánicas como el romero, tomillo o la lavanda, sin embargo es una planta muy interesante por sus acciones sobre el sistema respiratorio.
Una joya medicinal en estos tiempos, en los que simplemente pasear por una gran ciudad va a llenar nuestros pulmones de humo y partículas polucionantes, que se irán acumulando en nuestros bronquios y mucosas pulmonares, y no digamos si además de esto se tiene el hábito de fumar.

(Hyssopus officinalis L.)

A esta planta se la relacionó en el pasado con la purificación de espacios y ambientes y su uso
como remedio herbal data desde los tiempos bíblicos; Se dice que Salomón, uno de los grandes naturalistas de la Biblia, estudió y utilizó el hisopo. Se menciona esta planta tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento como un agente de limpieza y purificación y parece que se utilizó para dispersar con ramos de esta planta el agua bendita ya desde muy antiguo al pueblo antes de la celebración y de ahí el nombre que recibe actualmente en la liturgia católica el instrumento de plata para dispersar o “asperjar” el agua bendita y además la iglesia aún conserva el nombre de esta planta para este fin “hisopear”.
En la Biblia se menciona varias veces el hisopo y siempre en relación a la purificación:
Quizá una de las referencias bíblicas al hisopo más bella es la que usa David en el Salmo 51 para rogar al Señor que lo limpie de pecado: “ Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve”. (Salmos 51: 7)
Dioscórides se refiere al hisopo como una buena planta para tratar los problemas respiratorios, la inflamación del pulmón, el asma, la tos y para tratar las lombrices intestinales y recomienda tomarla bebida con higos.
El hisopo se parece a la salvia y a la menta ya que es de la familia de las labiadas, pero no es tan frecuente encontrarlo silvestre como a estas, se da en zonas de montaña soleadas y calizas. Una característica especial de esta planta son sus flores de color añil ó azul purpúreo, dispuestas todas hacia un lado del tallo. De ella se utilizan las hojas y las flores. Posee un intenso y agradable olor aromático y alcanforado, y se le utiliza con usos medicinales, aromáticos, cosméticos, culinarios y en perfumería y licorería.

HISOPO EN LA ACTUALIDAD:
Los principales componentes del hisopo son un principio amargo llamado marrubiina que actúa estimulando las secreciones digestivas y le hace ser un buen aperitivo y digestivo y sobre todo su aceite esencial de actividad antiséptica y desinfectante y con una gran actividad expectorante, debido a que este aceite esencial se elimina principalmente a través de las vías respiratorias favoreciendo la fluidificación y eliminación de las secreciones respiratorias. Es interesante la utilización de esta planta para limpiar y detoxificar las vías respiratorias, especialmente para personas fumadoras o que vivan en ambientes muy polucionados. El aceite esencial de hisopo tiene un gran efecto antiséptico y expectorante, pero hay que elegir las variedades con menor contenido en pinocanfona, una cetona con actividad epileptógena, por ejemplo las variedades españolas de hisopo contienen menor cantidad de pinocanfona que las francesas. Por tanto se debe tener precaución con el uso del aceite esencial de esta planta en uso interno. El hisopo se utiliza actualmente en perfumería y licorería y entra a formar parte de la composición del Vermut y del Chartreuse.

Recetas con hisopo:
Podemos utilizar esta planta en infusión para ello pondremos 10 gramos en 250 ml de agua, hervir durante un minuto a fuego suave tapado, dejar reposar y tomar dos o tres veces al día. Indicado en afecciones respiratorias (asma, bronquitis) y como un drenador y limpiador de la mucosa bronquial, también es un buen digestivo y carminativo.

 

Inhalaciones de hisopo: poner 15 gramos de planta en cuarto de litro de agua y hervir de forma suave, realizaremos las inhalaciones tapando la cabeza con un lienzo o toalla durante 5 o 10 minutos. También podemos añadir 5 gotas de aceite esencial de hisopo sobre agua caliente y realizar inhalaciones. Además de este método tradicional de inhalaciones existen dispositivos más cómodos o inhaladores que podemos encontrar en farmacias y herboristerías.

 

 

Palmira Pozuelo
(Farmacéutica Naturista)

Artículo publicado en la revista Espacio Humano

Los cítricos y la poma de olor

Los cítricos y la poma de olor

El “pomander “o poma de olor proviene de una palabra francesa que significa «manzana de oro», o también manzana de olor y proviene de una tradición en la que se intercambiaban cítricos fragantes durante las vacaciones para atraer la buena suerte.
El pomo se hizo popular durante la Edad Media, cuando la peste negra y otras enfermedades infecciosas eran comunes debido al deficiente saneamiento de esas épocas. Las calles estaban llenas de suciedad, por las ventanas de las casas se arrojaban líquidos corporales y los restos de comidas pasadas, por todo ello el hedor en las calles era insoportable y la gente pensaba que la causa de sus enfermedades estaba en el mal olor persistente sobre la ciudad, por ello pensaban que el agradable aroma de un pomo podría repeler la enfermedad que residía en el aire.

citricos2La poma era elaborada con forma de recipiente esférico, una especie de vasija perforada y cerrada que contenía plantas aromáticas y esencias, estaba realizada con diversos materiales y en su interior se ponías sustancias fragantes, esta poma se llevaba colgada del cuello o de la cintura y al caminar iba dispersando su fragante olor y así alejarían los nauseabundos olores que según pensaban causarían la enfermedad.
La idea pues, de que ciertas emanaciones aromáticas podían alejar la enfermedad de la peste, no estaba exenta de fundamento, ya que de ese modo, aún sin saberlo ellos, las ratas y las pulgas auténtica causa de la epidemia, serían repelidas por ciertas sustancias aromáticas.
Las pomas simples eran de madera, mientras había otros muy elaborados trabajadas a base de plata u oro y adornados con piedras preciosas y grabadas con ricos diseños. Algunas se dividían en secciones asemejando a una naranja partida en dos. En su interior su portador colocaba varios olores diferentes: las mezclas más frecuentes estaban realizadas a base de ámbar, almizcle, civeta, agua de rosas, y se añadieron otros perfumes y especias entre ellas el clavo.
Tanto los hombres como las mujeres llevaban pomas, la mayoría de los cuales procedían de las clases de élite de la sociedad. La reina Isabel I es representada con frecuencia portando uno, al igual que otros nobles y notables de la época.
Durante los siglos 17 y 18, el pomo más frecuente era una naranja tachonada con clavos de olor y otras especias. Esto a su vez proviene de un tradicional regalo de Navidad y Año Nuevo especialmente en Inglaterra y en Francia. En los escritos de Ben Jonson poeta inglés del renacimiento y rival de Shakespeare, podemos leer como describe la tradición del Año Nuevo en Inglaterra en la que menciona niños que llevan camuesas y naranjas clavadas con clavos de olor con el fin de desear una bendición por sus padrinos y madrinas.
Incluso el mismo Shakespeare relata que era costumbre llevar colgadas de la cintura clavos incrustados en naranjas secos, para evitar los malos olores

citricos3

Para realizar la poma de olor necesitamos:
Una naranja ecológica
Cinta de medio centímetro de anchura
Un frasco de clavos de olor
Para su elaboración cogeremos una naranja y pincharemos con un palillo mondadientes a lo largo de su superficie y colocaremos en esos agujeros los clavos de olor, insertándolos en la piel de la naranja, cuantos más pongamos más aroma y efecto repelente de insectos tendremos.
Para asegurar su conservación, utilizaremos una mezcla de varias plantas aromáticas con alto contenido en aceite esencia y gran poder antiséptico y desinfectante, de modo que Prepararemos una mezcla con 1 cucharada de las siguientes especias en polvo: canela, nuez moscada, pimienta y jengibre que pondremos en un recipiente. Cubrir toda la superficie de la naranja y rociarla con esta mezcla ya que ayudará a su conservación. Dejaremos secar la naranja durante dos semanas, tras las cuales la envolveremos en papel cebolla y guardaremos en un lugar seco y fresco. Terminaremos envolviendo la naranja con una cinta cruzándola dos veces alrededor de la naranja, se ata o realiza un nudo para poder colgarla y sujetarla.

También podemos cortar en rodajas naranjas o limones y poner los clavos de olor a lo largo de su superficie, ataremos estas rodajas con una cinta y las dejaremos secar colgadas, además de decorar ayudan a repeler insectos.
La usaremos como aromatizante y repelente de insectos, mantendrá alejadas las polillas y los mosquitos.
Utilizaremos una naranja ecológica, ya que aunque este preparado no es comestible, las naranjas convencionales suelen estar tratadas en su superficie con una cera de origen químico (E-914) para darles el aspecto de brillantes y por ello es mejor evitar manipularlas.

Plantas aromáticas para vencer al frío

Plantas aromáticas para vencer al frío

Dentro de la gran variedad de las plantas medicinales podemos encontrar un grupo muy especial de ellas que conforman las Plantas Aromáticas, estas se caracterizan por poseer un mayor contenido en aceites esenciales que el resto de las plantas, las cuales las contienen en mucha menor proporción.
Los países de la cuenca mediterránea y especialmente el nuestro, poseen una gran riqueza en plantas aromáticas de las que podemos disfrutar realizando un paseo por muchos de nuestros bosques, aromas entremezclados de lavanda, tomillo, santolina, jara o pino, nos acompañan envolviéndonos en sus sanadoras y refrescantes fragancias que son especialmente intensas en el tiempo estival, pero también muy presentes en la estación fría.
En las plantas aromáticas tenemos un gran recurso terapéutico para prevenir y tratar las afecciones de la época invernal, como los procesos catarrales y las afecciones de las vías respiratorias.

Podemos encontrar en las plantas que generan aceites esenciales podemos encontrar una relación con los procesos de luz y calor, estas plantas no crecen en cualquier lugar del planeta sino en las zonas donde hay dos o cuatro estaciones, especialmente una fría y otra cálida,

Su formación se origina gracias a procesos de calor y luz ligados al sol, se dan profusamente en la cuenca mediterránea, huyen del ecuador y de los polos, podríamos decir que están en zonas de equilibrio de clima en el planeta y de alguna manera podríamos decir que también equilibran muchas funciones orgánicas.

Los aceites esenciales son caloríficos e ígneos, incluso son sustancias inflamables debido a su riqueza en Hidrógeno, siendo la que más contiene es el romero.
Si frotamos corteza de naranja cerca de una vela veremos chispas encendidas, debido a la inflamación del aceite esencial que contienen los cítricos en la cáscara.

Al cultivar plantas aromáticas alrededor o entre las plantas del huerto las protegería de las heladas debido a la formación de un halo aromático por evaporación de las esencias, por todo ello vemos su relación con el calor.
Pero especialmente activas son las plantas aromáticas frente a los gérmenes, algo que se conocen desde el tiempo de los egipcios que las utilizaban en los procesos de momificación impidiendo así que las bacterias descompusieran los tejidos.
La acción antiséptica la poseen todas las esencias en mayor o menor grado.

Las más antisépticas son las de orégano, tomillo, clavo y canela. Poseen acción bactericida, viricida y fungicida.

Las esencias no actúan directamente sobre los microorganismos, pero modifican de manera desfavorable el medio en el que viven y por ello no pueden desarrollarse

El Thymus masticina, endemismo español, también llamado tomillo blanco, es una de las especies de tomillo con mayor poder antiséptico frente a los gérmenes.

El aceite esencial de tomillo posee un poder antiséptico superior al agua oxigenada, por su contenido en timol.
La solución acuosa de tomillo destruye en 2 minutos al bacilo tífico, en 4 al estreptococo y en 1 hora al bacilo de la tuberculosis.

La esencia de limón destruye en 15 minutos al bacilo de la meningitis y en 1 hora al estafilococo y al neumococo.

Aceite de romero contra el frío: podemos disolver aceite esencial de romero de buena calidad en un aceite vegetal (almendras dulces, oliva, sésamo, etc) 50 gotas de aceite esencial de romero en 50 ml de aceite, remover para que se mezclen los aceites. El romero posee un poder calorífico y activador de la circulación, por lo que es muy adecuado para el tiempo de invierno y especialmente para las personas muy frioleras. Por ser muy energético y tonificante es mejor aplicar tras la ducha matinal en forma de masaje sobre la piel.

Infusión de plantas aromáticas para protegernos del frío: tomillo, salvia, hisopo, hinojo y melisa. Mezclar a partes iguales y poner una cucharada de la mezcla por taza de infusión, dejando reposar tapado antes de tomar, podemos endulzar con una cucharadita de miel de buena calidad, para muchas personas no será necesario ya que el hinojo aporta un sabor anisado y agradable a la infusión.

Aromas para sanar en cuerpo y alma

Aromas para sanar en cuerpo y alma

Lo sutil y espiritual de los aromas: aromas para sanar el alma
Según el médico y alquimista Nostradamus, el aroma de las flores era una vía para la elevación y el perfeccionamiento espiritual. La mente permanecería joven y el pensamiento vigoroso, si cada día se aspirase el aroma de la flor cuyo aroma nos correspondería astralmente. Lo mejor es captar los aromas cuando la flor está viva, ligada al árbol o a la planta. El sentido del olfato despierta energías creativas nuevas, despierta la imaginación. Ayudan a la evolución espiritual y al encuentro con uno mismo. También para la medicina ayurvédica la naríz es la ventana del cerebro y el único lugar por el que éste se abre al mundo y puede percibirlo muy directamente.

De los tres principios alquímicos con los que se conforma toda la materia existente, azufre, mercurio y sal, es en el aroma de las plantas donde se vehiculiza el azufre o sulfur. Este azufre es distinto en cada especie vegetal, por muy poco olorosa que nos parezca una flor, emite siempre un aroma y tiene su propio sulfur.
El azufre o sulfur en el mundo vegetal es la parte más sutil de la planta, algo así como el alma de la planta, y para apreciarla hemos de vaciar nuestra mente o dejarla en un estado meditativo para poder captar este aspecto sutil del aroma de las plantas. Algo así como poner nuestra mente en contacto con la suya.
En la génesis del aroma de una planta intervienen múltiples factores sobre todo relacionados con la luz y el calor, hace falta el ciclo natural del sol, la luna y las estrellas, la lluvia, el agua y el rocío para generar el sutil aroma del jazmín, el azahar o la rosa . Sólo la perfección y sabiduría de la naturaleza nos puede ofrecer tan sublimes y excelsos regalos y nunca en un laboratorio podrá obtenerse nada igual, aunque se intente.
Para la medicina antroposófica es en el aceite esencial de las plantas aromáticas, donde se concentra el principio de fuego o calor. Este principio calórico sería aquello que más se relacionaría con nuestra dimensión espiritual, con el fuego de nuestro espíritu, y por ende los aceites esenciales y las plantas aromáticas serían un fuerte estímulo para este aspecto espiritual de nuestro ser.

Lavandula stoechas (Cantueso)

Lavandula
Y es que estas plantas tienen unas características muy especiales, no crecen en cualquier lugar, solamente en lugares muy soleados y aireados, ya que necesitan la luz y el calor, por ello se alejan de los polos (demasiado frío) y de los trópicos (demasiado calor húmedo) y sobre todo crecen en lugares de clima mediterráneo o con dos estaciones bien definidas de calor y frio. Se relacionan pues con el sol , o fuego y con el aire y no tienen mucha relación con el agua, ni con la tierra, ya que no crecen en lugares húmedos, sino secos y pedregosos y no tienen raíces profundas, como las plantas que necesitan para obtener muchos minerales.
Muchas de ellas al aplicarlas sobre nuestro cuerpo en forma de lociones o aceites producen una intensa sensación de calor, como el tradicional alcohol de romero y además al inhalarlas mejoran nuestra función respiratoria y nos da la sensación de una gran apertura pulmonar.

Romero (Rosmarinus officinalis)

RomeroNo en vano es el aceite esencial de romero el que posee mayor cantidad de hidrógeno, y de ahí su fuerte actividad calorífica, por ello además de sus cualidades medicinales que tratan aspectos físicos, como la mejora de la actividad circulatoria y las patologías del sistema osteoarticular, podemos ver en él, aplicaciones en el campo emocional y sería indicado para aquellas personas que tienen lo que podríamos decir, poca actividad calórica o un espíritu “débil”, que se sienten frecuentemente cansados, con los pies y las manos fríos, que padecen habitualmente de enfriamientos y catarros.
El aroma del romero, despierta nuestra voluntad, nuestra capacidad de realización, de ponernos en marcha, de creatividad, todo ello en relación con este principio ígneo, espiritual.

Es ideal para llevarlo en el coche para mantener nuestra mente despierta y con atención, para concentrarnos en el estudio, y para darnos sobre el cuerpo en forma de aceite o de lociones después de la ducha matinal, para prepararnos con toda nuestra energía para comenzar el día o para realizar una actividad deportiva.

La aromaterapia sanadora: aromas para sanar el cuerpo
Reequilibrio energético: Cuando damos un paseo por el bosque, aunque sea una larga caminata, nos sentimos recargados de energía, comparemos esta sensación con caminar una hora por el centro de una gran ciudad pisando el asfalto o dentro de unos grandes almacenes, una sensación de cansancio y agobio nos invade. En el campo vamos respirando el aroma de estas plantas que se va evaporando en forma de moléculas ionizadas con carga negativa, y esto nos recarga, sería como cargar nuestras pilas, ya que las células tienen un potencial eléctrico negativo, cuando por el contrario estamos pisando asfalto, superficies plásticas, calefacciones o aires acondicionados, aparatos eléctricos, ordenadores, todo ello nos roba estas cargas negativas y por ello nos sentimos más cansados, e incluso con dolores de cabeza y otras patologías, derivadas de esta descarga iónica de nuestro organismo.
En la montaña, las moléculas aromáticas de estas plantas, se están continuamente evaporando en forma ionizada con sus cargas negativas por lo que son una forma de estupendos ionizadores naturales.

Recolección de Salvia

SalviaYa hemos visto que las plantas aromáticas crecen en lugares de la tierra donde hay un cierto equilibrio en el clima, ni excesivo frío, ni excesivo calor, como es toda el área mediterránea, y así del mismo modo tienden a reequilibrar nuestras funciones orgánicas, ya que muchas de ellas sobre todo las que denominamos aromáticas herbales como tomillo, romero, salvia, actúan mejorando nuestra función respiratoria debido a su contenido en alcanfor que estimula el centro cardiorrespiratorio bulbar, y de ahí en parte esta función reequilibradora, ya que en el corazón y el pulmón, en el eje de la cruz de nuestra estructura humana, reside el principio sanador, que reequilibra las funciones superiores con las inferiores. Practicamente hay un aceite esencial para tratar cada patología, y así tenemos por ejemplo a la salvia con actividad hipoglucemiante para tratar la diabetes, la lavanda como relajante del sistema nervioso e hipotensora, el hisopo como expectorante, el tomillo como antitusígeno y antibacteriano, etc.

(Ambientadores trenzados con lavanda)

Ambientadores

Cuando la lavanda florece, a partir de sus espigas y envolviendo su espiga con sus varas podemos realizar este ambientador de lavanda, que nos ofrecerá su delicado aroma durante todo el verano, podemos guardarlo en el armario y cajones con la ropa lo que servirá para ahuyentar la polilla, situado en el cabecero de la cama nos envolverá con su relajante aroma con el que conseguiremos conciliar un profundo sueño.

Aromas que nos enferman

Aromas que nos enferman

Los aromas de origen natural obtenidos a partir de las plantas aromáticas y flores que los contienen, nos proporcionan múltiples efectos benéficos, tanto para la salud orgánica como para la salud emocional.
Pero todas estas cualidades terapéuticas tanto a nivel anímico como físico, se tendrán siempre que se utilicen aceites esenciales 100 por cien puros, es decir que provengan en su total de la planta. Debido a que son productos que están en pequeñas cantidades en las plantas, una media de 0,1 a un 3%, se realizan numerosas falsificaciones, diluciones o adulteraciones.
Por ejemplo hacen falta 30 rosas para producir una sola gota de aceite esencial de rosa, por supuesto de origen natural.

La primera vez que viajé a Grasse, ciudad referente en relación al perfume y los aromas, iba ilusionada pensando que iba a encontrar una ciudad llena de campos de flores y personas recolectando amorosamente las plantas para su posterior obtención de las preciadas esencias. Y aunque en el camino se observan muchos campos con cultivos de lavanda, fue realmente decepcionante no encontrar ninguno de estos floridos campos con jazmines, lilas, rosas o azahar. Allí en el magnífico museo del perfume de esta ciudad, se puede observar la evolución del mundo de los aromas y como en su origen, colonias y perfumes eran todos obtenidos a partir de materias primas de origen natural, pero a partir del desarrollo de la química y la industria, estas sustancias son en su mayoría sintetizadas en laboratorio, con lo cual se abaratan muchísimo los costes, tanto en la preparación de la materia prima como en el personal necesario para todo este arduo trabajo de recolección.

Aromas2

Así en la mayoría de los productos cosméticos, de perfumería y limpieza del hogar, ambientadores, velas perfumadas, etc, se están utilizando actualmente miles de moléculas sintéticas que tienen componentes químicos similares a las plantas a las que emulan en cuanto a olor y de muy bajo costo.
Pero estas sustancias aromáticas sintéticas tienen numerosos peligros para la salud, ya que las sustancias aromáticas en la plantas tienen un fin, son mensajes hormonales para atraer a los insectos hacia la polinización, por lo tanto estas moléculas químicas sintéticas son moléculas semejantes a hormonas, producen en nuestro organismo mensajes hormonales erróneos, alterando el funcionamiento natural de nuestro sistema hormonal, lo que es conocido como disruptores endocrinos.

Aromas3

Solo hemos de ser conscientes de la diferencia que podemos sentir comparando cuando respiramos los aromas de un bosque, aquí nuestros pulmones se abrirán, percibiendo una sensación de bienestar, frescor y apertura, a diferencia de cuando pasamos por ejemplo por el pasillo donde se concentran los productos de limpieza del hogar de un supermercado, todos ellos llenos de aromas sintéticos que imitan al pino, al limón o al eucalipto, ahí sentiremos sensaciones de oclusión y opresión en la zona pulmonar.

Aromas4

Aromas tóxicos
La mayor parte de los perfumes existentes en el mercado tienen en su composición sustancias químicas potencialmente peligrosas: (ftalatos y almizcles sintéticos )
Producen alteraciones diversas especialmente a nivel hormonal (disruptores endocrinos) y del ADN. Así lo demuestra el informe Eau de Tóxicos presentado por Greenpeace.
«Regalar un perfume o llevar puesta un agua de colonia debería ser una sensación agradable y no una fuente de exposición a sustancias químicas peligrosas que entran en nuestros cuerpos» ha declarado Sara del Río, responsable de la campaña de tóxicos de Greenpeace.
Según un estudio publicado en New Scientist, que refleja la alta preocupación por la aparición de «fragancias» sintéticas en la leche materna. En la leche materna de mujeres americanas se han hallado niveles históricamente altos de fragancias sintéticas provenientes de los productos que se usan cotidianamente para la limpieza, desodorización y productos de belleza
Por todo ello, es mejor utilizar cosméticos sin fragancias, o bien asegurarse de que si las contienen, estas sean de origen completamente natural, y evitar utilizar todo tipo de producto a base de aromas químicos sintéticos.
Son mucho más seguras las plantas aromáticas o bien los aceites esenciales de origen natural, es mejor utilizar la planta aromática en infusión, en polvo, tintura, o bien en aceite esencial puro de calidad, que utilizar un aroma sintético que recuerde al aroma de la planta pero que jamás la ha visto.

 

Receta de ambientador natural de aromaterapia

Aromas5Podemos realizar una sencilla receta con aceites esenciales puros para la purificación y desinfección de nuestro hogar, de un aula, o la consulta de un terapeuta, para utilizar a través de una sencilla pulverización. Para ello mezclaremos 1 mililitro (unas 20 gotas) de cada uno de los siguientes aceites esenciales puros y de calidad: limón, eucalipto, hisopo y pino, completaremos hasta 100 mililitros con alcohol de 80 grados, envasaremos en un frasco con dispositivo atomizador y ya está listo para ser utilizado. Nos aportará frescor y bienestar, desinfección del ambiente en el que nos encontremos y proveerá también de moléculas aromáticas con carga negativa que actuarán ionizando el ambiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies