El poder sanador de las plantas del Pirineo

El poder sanador de las plantas del Pirineo

Las plantas que habitan los Pirineos son plantas únicas que necesitan de condiciones especiales de luz, altura y aguas vivas, también requieren tierras ricas en minerales especialmente el silicio, mineral que proporciona el desarrollo de muchas plantas en las tierras del norte a diferencia de el sur y centro de España que es más rico en Calcio y nos proporciona plantas diferentes, especialmente las aromáticas.
Todo ello hace que estas plantas nos ofrezcan al ser humano lo más puro y sanador de la naturaleza sin manipular y transformar por el ser humano, procedente de las regiones de altura protegidas por la nieve en gran parte del año y donde no se habita normalmente.
Seleccionaremos algunas de ellas, especialmente aquellas que no es común encontrarlas en lugares de menor altura o de zonas más al sur.

 

Abeto (Abies alba) y Pinos
Abetos y pinos tienen propiedades en muchos casos similares. De ellos se utilizan las acículas, las yemas ricas en resina, el destilado de las acículas (aceite esencial de abeto o de pino), la resina y la trementina que de ella se obtiene. Su acción terapéutica se centra especialmente en las afecciones respiratorias donde ejerce una acción balsámica, antiséptica y expectorante con indicaciones en diferentes procesos bronquiales y catarrales que cursan con mucosidad, tos facilitando la expectoración y su resolución. En uso externo se ha utilizado mucho en problemas articulares y reumáticos ejerciendo un efecto rubefaciente, bajando la inflamación y el dolor en la zona afectada, a través de diferentes preparados en forma de ungüentos, aceites y lociones. De ello conocían mucho las llamadas Trementineiras o mujeres de la trementina, que se dedicaban a la extracción de la trementina y otros preparados con plantas medicinales viajando por todo el pirineo catalán hasta la costa llevando sus remedios y conocimientos en un tiempo en el que no era habitual el que la mujer viajara sola y ejerciese actividades laborales aportando un sueldo para la ayuda en casa.

Acónito (Acónitum napellus)
Planta que nos sorprende por la belleza de sus flores, pero es una de las plantas más tóxicas que existen especialmente su raíz a la cual también llaman “matalobos”. Se cuenta que según parece ganaderos molestos con los lobos que atacaban a sus ovejas, mataron a un burro y lo rellenaron con esta planta y al día siguiente aparecieron varios lobos muertos. En cualquier caso es una planta considerada tóxica y mortal, se ha utilizado en uso externo para tratar dolores y neuralgias. Hoy día se utiliza en medicina homeopática como un remedio para tratar fiebre alta en procesos catarrales, cuando esa fiebre ha sido originada por un golpe de frío especialmente. En este caso y de forma diluida y dinamizada es utilizada sin peligro de toxicidad.

Carlina angélica (Carlina acaulis)
Una de las plantas más emblemáticas de todo el Pirineo y yo diría que de todo el Norte del país. Se trata de un cardo sin tallo, de ahí su nombre botánico Carlina acaulis, su aspecto esférico y su color entre dorado y plateado nos hace ver en ella la sensación de un símbolo totalmente solar, de ahí que también reciba el nombre de “Flor del Sol” (Eguzquilore en vasco) Esta imagen se refuerza con las hojas verdes y divididas que la rodean pegadas al suelo. También es típica verla puesta en las puertas de las casas de todo el pirineo y otras zonas del norte de España, especialmente en las rutas del Camino de Santiago, pues esta planta protegía a sus moradores de maleficios, enfermedades y malos espíritus.
La Carlina poseé cualidades antibióticas, contiene un principio activo antibiótico llamado carlineno u óxido de carlina, especialmente este cardo y el cardo santo son dos cardos ricos en componentes activos antibióticos sobre todo muy utilizados en el pasado. Como otras plantas de esta familia también posee flavonoides y principios amargos, de actividad diurética, hepática, aperitiva, digestiva y estomacal.
Los usos más comunes de esta planta eran en uso externo para los problemas de acné y eccema de la piel, por su actividad depurativa. Por su actividad antibiótica se ha utilizado tradicionalmente en cistitis, resfriados, gripe y por su actividad diurética en la gota, edemas, uretritis, retención de líquidos, hipertensión arterial.

Cola de Caballo ( Equisetum arvensis)
La cola de caballo o Equiseto es el vegetal más rico en silicio y ayuda a reparar y cicatrizar tejidos y fracturas
El silicio según la medicina antroposófica es un mineral que capta la luz como una antena. El silicio está presente en gran proporción en nuestros órganos de los sentidos que nos sirven para captar luz y comunicarnos con el exterior y también ayuda a mantener en buen estado nuestro tejido conectivo ya que es necesario para la formación del aminoácido hidroxiprolina muy presente en el colágeno que conforma el tejido conectivo. Además en la intercomunicación celular también es fundamental el silicio, del mismo modo que el silicio es un mineral presente en las redes y conexiones informáticas.
Es una planta con gran riqueza en minerales y de gran efecto diurético y depurativo sin hacer perder potasio como otro tipo de diuréticos. Es pues una planta remineralizante, que mantiene en buen estado articulaciones y tejidos especialmente piel y cabello. Su uso ha de se discontinuo por contener un alcaloides aunque en pequeñas cantidades.

Genciana (Gentiana lutea)
Una planta de gran porte e inigualable belleza. Mejor contemplarla ya que por ser la parte medicinal sus raíces, es una planta protegida. Su raíz es un poderoso amargo, una de las sustancias más amargas que he probado, de hecho por ello está presente en fórmulas y preparaciones para abrir el apetito y en las recetas tradicionales de elaboración de vermut. Es una planta útil en casos de convalecencia y actúa como planta inmunoestimulante, especialmente indicada en casos de convalecencia.
Se utiliza en casos de inapetencia, dispepsias, insuficiencia hepática, atonía gástrica e intestinal y se toma para ello antes de las comidas.
Otras plantas pirenáicas son la emblemática Edelweiis o flor de las nieves, una planta útil en afecciones respiratorias y para el cuidado de la piel, actualmente protegida.
Epilobio (Epilobium angustifolium) con especial actividad en prostatitis y la Milenrama (Aquillea millefolium) planta muy abundante en toda la zona norte de gran acción cicatrizante, antiinflamatoria y digestiva.
Sin duda contemplar estas plantas en su entorno natural es una experiencia única.
Palmira Pozuelo
(Farmacéutica Herbalista)
www.palmirapozuelo.com
Artículo publicado en la revista Espacio Humano

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Celidonia el don del Cielo

Celidonia el don del Cielo

El nombre vulgar de esta planta, Celidonia proviene del latín “Coeli donium” que significa don del cielo, ya que los antiguos alquimistas debido al color dorado y el de su latex, creían que podría utilizarse en la obtención de la piedra filosofal. Su nombre botánico en latín es Chelidonium majus, y Chelidonium procede del griego Chelidonion que significa “golondrina” y así se relaciona con la llegada de estas aves en primavera. También la llaman por ello hierba de las golondrinas y se dice que con su latex las golondrinas limpian los ojos a sus polluelos para prevenir infecciones.

celidoniaEsta es una planta muy común en entornos en los que vive el hombre, en los pueblos y ciudades, especialmente resguardada entre los muros de los antiguos edificios de piedra pues busca las sales minerales y la humedad y el protegerse de la exposición excesiva al sol. También la vemos en zonas sombreadas del bosque y al lado de ríos y zonas húmedas.

Es una de las plantas con las que se ejemplifica muy bien la llamada teoría de las signaturas desarrollada en Paracelso y basada en las analogías. Si observamos bien esta pequeña planta veremos sus cuatro pétalos de color amarillo y sus hojas que nos recuerdan en forma y aspecto a la vesícula biliar y además si cortamos una de estas hojitas veremos que se desprende un latex de color amarillo verdoso que nos recuerda a la bilis.
Sin embargo esta planta pertenece a la familia botánica de las Papaveráceas a la que pertenecen otras plantas que contienen alcaloides y tienen toxicidad.

Es una planta más bien pequeña que no suele alcanzar el metro de altura, herbácea y con aspecto frágil. Sus tallos son erguidos, ramificados y con vello. Las hojas compuestas con entre 5 a 7 foliolos de contorno lobulado. Flores pequeñas con cuatro pétalos de color amarillo dorado brillante. Su fruto es una vaina alargada que se abre una vez maduro dispersando sus semillas.

Esta planta solo ha de utilizarse en uso externo y no en interno ya que en uso fitoterapéutico se considera tóxica debido a su contenido en alcaloides, conteniendo más de 20 alcaloides diferentes de acción tóxica.
Sin embargo tiene utilidad utilizadad en uso exterior y en forma homeopática y así Chelidonium es un gran remedio homeopático para tratar dolencias de la vesícula biliar confirmando así esta antigua teoría de Paracelso que relacionaba todo lo existente en el universo, el “macrocosmos” y en el hombre el “microcosmos” están ligados y las plantas medicinales presentan formas características parecidas al órgano del cuerpo humano al cual tienen el poder de curar
Paracelso aseguraba que Dios hace brotar cada planta en el lugar que mas se necesita así hemos de fijarnos que plantas crecen alrededor o cerca de nosotros pues serán las que más necesitamos.

Una dieta adecuada baja en grasas saturadas, rica en vegetales amargos y fibra y alta en alimentos con fosfolípidos( como el sésamo y las legumbres) que hacen la bilis más fluida y el uso de este remedio en forma heomeopática bajo la guía y supervisión de un médico homeópata puede en muchos casos evitar la extirpación de la vesícula biliar.
El latex fresco de la Celidonia es rico en un alcaloide llamado quelidonina que poseé acción antimicótica y antiviral. Se ha utilizado tradicionalmente para tratar verrugas aplicado regularmente una o dos veces al día ayudándose de un bastoncillo de algodón y tratando que solo de en la zona de la verruga y no en la piel que la rodea ya que puede causar una irritación severa y la aparición de ampollas sobre la piel sana. En caso de que caiga látex sobre la piel, es preciso lavarla reapidamente con agua fresca.

Receta con celidonia para verrugas y callosidades: recoger 20 gramos de Celidonia fresca con flores hojas y frutos, machacar ligeramente hasta que empiece a salir el latex y macerar con 80 gramos de glicerina. Dejar reposar durante 15 días y filtrar. De este modo conservamos ese jugo fresco para aplicar unas gotas sobre la verruga o callosidad dos veces al día. Procurando siempre aplicar sobre la zona de verruga o callosidad y evitando que caiga sobre la piel que la rodea.

Para el vello hirsuto o para retrasar la salida del pelo tras depilación: mezclar al 50% el jugo de celidonia o bien del preparado anterior con agua de rosas y aplicar en la zona depilada para retrasar la salida del pelo.

Artículo publicado en la Revista Espacio Humano

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Diente de León el poderoso amargo

Diente de León el poderoso amargo

Diente de León, el poderoso amargo
Nunca una planta tan sencilla y cercana ha podido contener tantas virtudes medicinales como esta planta común y silvestre.
El Diente de León pertenece a la familia botánica Compuestas o Asteráceas, una familia cuyas característica es tener las flores reunidas en un capítulo floral, por lo que son flores compuestas de muchas flores, un gran ejemplo de convivencia y colaboración vegetal.
En esta familia la geometría u onda de forma que predomina es el círculo y la espiral, las flores se disponen en el interior del capítulo floral formando infinitas espirales concéntricas y excéntricas que a su vez dan lugar a la creación de infinitas flores de la vida, forma geométrica esta que da lugar a la creación de todos los poliedros regulares, y se puede decir que es la forma con la que se crea y expande la vida en la naturaleza.
Familia pues con numerosas plantas que llevan todas a estimular las fuerzas vitales y a apoyar sobre todo las funciones digestivas especialmente la del hígado el órgano de la vida, el órgano vivificador. Pertenecen a esta familia también el Cardo Mariano, la Bardana, la Manzanilla o la Milenrama.
Muchas de estas plantas y también es el caso de esta, crecen sobre todo cerca de donde vive el ser humano, sobre sus desechos, abonos, productos de defecación de los animales o del huerto. Podríamos decir que crecen sobre los desechos que genera el hombre y a su vez depuran y limpian los desechos interiores del hombre ayudando a depurar su sangre.
Estas plantas nos ayudan a ponernos en la vida, a tener más apetito y a digerir y procesar mejor los alimentos, manteniendo en buen estado el funcionamiento del organismo al ayudar también a eliminar desechos.
El diente de león es de sobra conocido, crece en praderas sobre todo al inicio de la primavera. Llamado también Amargón por su sabor amargo o “mea camas” por su efecto diurético.
Reconocemos la roseta basal circular con hojas muy dentadas y cuyos dientes pueden llegar hasta la nervadura central, formándose así la figura de grandes dientes, de ahí el nombre de Diente de león.
Su nombre en latín es Taraxacum officinalis, que proviene del griego “Taraxos que significa enfermedad y Akos que significa remedio para la enfermedad, officinalis significa de uso en oficina de famacia o de uso medicinal.

Se diferencia de otras de otras plantas parecidas en que en el Diente de león de la roseta basal no crece ningún tallo sino el pedúnculo florar con las flores de color amarillo formadas a su vez de muchas flores en forma de lengüeta o liguladas acabadas en cinco dientecitos cada una. Son flores fértiles que dan lugar cuando maduran a un frutito marrón oscuro y alargado que tiene encima un órgano volador o vilano, dándonos esas formas tan bellas que llamamos vilanos parecidas a esferas cósmicas, con las que los niños o la gente suele soplar y lanzar así sus deseos al viento a la par que vuelan estas semillas.
En su composición podemos encontrar principios amargos, sales minerales, flavonoides y latex rico en inulina (polímero de fructosa en lugar del almidon que es un polímero de glucosa) por lo que las plantas de esta familia muchas de ellas comestibles e incluso esta son muy recomendables para los diabéticos, así como para quienes tienen colesterol
Se utiliza las hojas y flores que se recogen en primavera y la raíz que se recogerá en otoño.


Su acción se centra especialmente en el área digestiva y renal. En el sistema digestivo estimula nuestro apetito y la formación de enzimas y jugos digestivos para una mejor digestión de los alimentos.
Especialmente eficaz a nivel hepático donde estimula la formación de bilis en hígado o acción llamada colerética, además de proteger el tejido hepático de la agresión de toxinas y radicales libres formados en el proceso de detoxificación hepática.
Apoya pues el tratamiento de las alteraciones hepáticas y biliares, litiasis biliar, anorexia, diabetes, e incluso el estreñimiento por ser también laxante suave.


La otra gran área de acción es la renal, por su riqueza en flavonoides y sales minerales tiene un gran efecto diurético y por tanto depurativo de la sangre.
Indicado por ello en eczemas, acné, urticaria, erupciones cutáneas, oliguria, cálculos renales y curas depurativas.
Posee además un efecto protector sobre el tejido conectivo y por ello sirve como tratamiento de fondo en procesos reumáticos.
El Diente de león es una de las grandes plantas depurativas que tenemos a nuestro alcance.
Hay dos momentos del año en que es importante renovar y depurar nuestro organismo, y estos son los dos equinoccios, primavera y otoño ya que hay un cambio fuerte de luminosidad y temperatura y nuestro organismo se adaptará mejor a las estaciones más extremas como son el invierno y el verano si en primavera y otoño hemos realizado una limpieza prevía. La mayoría de las religiones tenían estas prácticas en cuenta e implementaban ayunos en tiempos previos o cercanos a la primavera como la cuaresma o el ramadán, que era una forma de realizar una prevención de enfermedades en la población.
Preparaciones con Diente de león:
Infusión depurativa de primavera: poner una cucharada de café por taza de agua, 
su sabor es amargo por lo que se pone menos de una cucharada sopera por taza de infusión. Los amargos actúan en cantidades pequeñas. Esta infusión sobre todo activará los órganos emuntorios hígado y riñón, contribuyendo al filtrado y limpieza de la sangre. Tomar dos veces al día a lo largo de un mes.
Cocción de 50 gm por litro, durante 2 minutos, reposar 15 minutos y realizar 3 tomas al dia, como digestivo, hepático y depurativo.
Tintura: podemos macerar un 20% de planta fresca previamente machacada en mortero en un 80% de orujo, dejaremos reposar durante mínimo 2 semanas y después filtraremos. De esta tintura se pueden añadir 40 gotas en un vaso de agua 3 veces al día, como depurativo.

El Diente de león, es una planta silvestre comestible, podemos recolectar sus hojas de un lugar que sepamos sea limpio, y añadir a las ensaladas o bien realizar una ensalada solo con sus hojas.
También se puede realizar mermelada de Diente de león muy común en paises fríos del norte de Europa.
Se pueden hacer gelatinas mezclando una infusión muy concentrada con agar y sirope de Yacon u otro sirope y envasando en moldes con formas.

Artículo publicado en la Revista Espacio Humano

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
SALVIA LA PLANTA SALVADORA

SALVIA LA PLANTA SALVADORA

Un refrán popular dice lo siguiente “¿Cómo es que ha muerto si tenía Salvia en el huerto?” lo que hace referencia al significado del nombre en latín de esta planta: Salvia de salvare o salvadora.
La salvia es una planta aromática que crece silvestre en zonas de tierras calizas y soleadas y también es muy cultivada en jardines junto a otras plantas aromáticas por su buena resistencia y menor necesidad de agua que otras plantas.
Esta planta pertenece a la familia botánica de las labiadas en la que también se hallan muchas otras plantas medicinales como el romero, el tomillo o la lavanda. Sus hojas son opuestas y con una nervadura muy prominente que le dan un aspecto especial e inconfundible, poseen un bello tono grisáceo plateado que en medicina espagírica sugiere una señal o signatura en relación a la luna, lo que veremos confirmado en su actividad sobre la regulación de los ciclos femeninos tan directamente relacionados con los ciclos lunares.
La salvia nos regala en junio con su floración de bellas varas plagadas de flores azul violáceo. Toda la planta desprende un aroma que recuerda al alcanfor.
El mejor momento para cosecharla es cuando está en flor entre mayo y junio y de ella se utilizan tanto hojas como flores.
La salvia contiene varios principios activos, el principal componente es su aceite esencial rico en un componente llamado tuyona, una cetona que tiene actividad hormonal y que actúa de modo similar a la hormona estimulante del folículo. Por esta actividad la salvia regula los ciclos hormonales femeninos favoreciendo la ovulación, por eso desde la antigüedad se la conoce como una planta fertilizadora y es sabido que entre los pueblos de la antigüedad y tras las guerras los mandatarios recomendaban a las mujeres tomar jugo de salvia para favorecer el aumento de la población.

La salvia pues tiene una clara actuación sobre el sistema ginecológico femenino, regula el ciclo menstrual y además aminora la dismenorrea o dolor menstrual. La salvia posee una marcada acción estrogénica que explica las acciones anteriores y su aplicación en la menopausia donde esta hormona disminuye. Se ha de tener en cuenta, sin embargo el evitar utilizarla en situaciones donde la actividad estrogénica no conviene ser exaltada, como en los procesos tumorales de carácter hormonal.
Este aceite esencial posee además acción antiséptica y reparadora de piel y sobre todo de mucosas, apoyada esta acción por un componente llamado ácido ursólico, además de por su riqueza en taninos de acción reparadora y cicatrizante.
La salvia es un magnífico remedio para reparar la piel dañada y las mucosas especialmente la mucosa oral y faríngea. Un excelente remedio para tratar gingivitis y aftas es añadir un par de gotas de aceite esencial de salvia a medio vaso de agua y realizar enjuagues bucales.
La salvia favorece los procesos digestivos y además da un sabor muy especial a muchos guisos y platos.
Una propiedad muy interesante es su cualidad hipoglucemiante por lo que puede ser utilizada para regular los niveles de glucosa en sangre además de una dieta adecuada en estos casos.
La salvia se toma en infusión a razón de una cucharada sopera por taza en uso interno como digestiva, emenagoga e hipoglucemienate.
En uso externo se utiliza el doble de dosis y en lugar de infusión se realiza una decocción para realizar enjuagues y gargarismos.

Receta: dentífrico en polvo de salvia
Unos de los dentífricos que más me agradan y que es muy sencillo de realizar es el siguiente: partir de salvia seca, por ejemplo dos cucharadas soperas y molerla en un molinillo eléctrico hasta reducirla a polvo, pasar por un tamiz hasta conseguir un polvo muy fino. Mezclar este polvo con la misma cantidad de arcilla de uso interno.
Mezclar muy bien la arcilla con el polvo de salvia. Guardar en un tarro bien tapado.
Para utilizarlo añadir una pequeña cantidad de este polvo sobre el cepillo, mezclado con nuestra saliva se formará así la pasta dental.
Es un limpiador y desinfectante dental muy eficaz que además cuida las encías y la mucosa bucal.

Artículo publicado en la Revista Espacio Humano

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Lunaria, la hierba de la Luna

Lunaria, la hierba de la Luna

Lunaria (Lunaria annua)
Una planta herbácea muy común en bosques algo húmedos especialmente en primavera y otoño. Su nombre botánico Lunaria annua, hace referencia a su relación por la forma de sus frutos con la luna y annua por que su ciclo es anual.
Decía Paracelso que para saber si una planta era medicinal o no habíamos de observar como nos mostraba alguna señal que la hacía diferente al arquetipo general de los vegetales, y esta planta desde luego nos da señales para que la observemos y nos fijemos en ella.
Es una planta de la familia de las Crucíferas, familia botánica a la que pertenecen plantas como el Berro, la Bolsa de pastor, la mostaza o las coles tanto las silvestres como las comestibles.
Sus tallos comienzan a crecer en primavera con hojas verde claro de forma algo acorazonada y alargada con bordes aserrados, destacan sus flores de cuatro pétalos de color morado, pero especialmente nos fijamos en sus frutos. En las plantas de esta familia los frutos pueden ser vainas alargadas llamados silicuas como las de la mostaza por ejemplo, o frutos más anchos que largos llamados entonces silículas. En esta planta sus frutos son del segundo tipo, pero son unas silículas muy especiales y las de mayor tamaño de todas las plantas de esta familia, ya que son prácticamente redondeadas casi formando un círculo. A finales de la primavera y principios del verano estos frutos son de color verde y en su interior contienen unas seis semillas también circulares.

Frutos de Lunaria (Silículas)
Lo más característico de estos frutos es que cuando maduran se abren para dejar caer sus semillas y en su interior separando las dos partes de cada lado del fruto existe una membrana nacarada, de modo que cuando se abre el fruto y caen las semillas lo que deja ver la planta es un círculo con una membrana nacarada en el centro, especialmente bella y brillante cuando le da el sol, y por esa forma y aspecto fue llamada Lunaria o hierba de la Luna por su parecido al astro en su fase de luna llena.

Esta planta es pues muy apreciada como ornamental por la belleza de sus frutos redondeados, delicados y con aspecto plateado nacarado. También se la asocia con la buena suerte económica pues por su forma también se la llamó hierba de las monedas.
Para los alquimistas medievales las formas de las plantas o su “signatura” las relacionaban con su indicación o uso terapéutico y con el órgano que equilibraban, así esta planta dirían que tiene signatura lunar, por la forma de sus frutos, y también por que las plantas relacionadas con la luna suelen tener flores moradas y sin olor como en este caso. Para ellos macro y microcosmos se relacionaban entre sí “como es arriba es abajo”. Así la luna regía en el ser humano el área de la cabeza.
Hoy en día se han conocido algunas nuevas indicaciones y componentes de esta planta que nos muestran esta antigua relación, hoy en día se sabe que los frutos de está planta contienen una sustancia llamada ácido nevron, y se ha visto su utilidad en tratamientos para enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer o como la esclerosis múltiple.
Es una planta como el resto de crucíferas rica en vitamina C y glucósidos azufrados, benéficos para la detoxificación hepática. Puede comerse cruda y añadirse en ensalada con cierto toque picante. Las raíces se utilizan como comestibles pelándolas antes de la floración.

Semillas de Lunaria
Con las semillas puede elaborarse una mostaza una forma sencilla sería macerándolas unos 15 minutos en agua fría, también podemos añadirles algo de vinagre para rebajar el sabor picante, luego les podemos añadir algo de sal.
Tomé interés por esta receta y realizé una mostaza a base de semillas de lunaria partiendo de una receta tradicional de mostaza y el resultado fue muy gratificante, aunque hay que usarla como acompañamiento y en pequeñas cantidades.

 

 

 

Mostaza de Lunaria:
Poner 50 gr de semillas de lunaria junto con 80 ml de vinagre de vino blanco y 80 ml de vino blanco seco de buena calidad, añadir una cucharada de sirope de arce o de arroz (o panela) una cucharadita de cúrcuma y media cucharadita de sal (gris de Bretaña)
Dejar macerando tres días en la nevera en un tarro de vidrio. Una vez pasado el tiempo triturar toda la mezcla y guardar en el frigorífico. Para disminuir el amargor se puede dejar tres días destapado el tarro con la mostaza en el frigorífico.
Artículo publicado en la revista Espacio Humano.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Inteligencia sanadora en Plantas Medicinales

Inteligencia sanadora en Plantas Medicinales

El ser vegetal que recubre el planeta de vida posee una increíble inteligencia que le ha permitido subsistir desde mucho antes de la aparición del ser humano.
El reino vegetal es el soporte de la vida animal y humana en la Tierra, pero hay mucho más ya que en gran parte de los vegetales se generan moléculas protectoras y curativas que el hombre ha venido utilizando desde tiempos ancestrales
Existe una relación profunda y complementaria entre vegetales y humanos. Conocer estas relaciones es formar parte del proceso sanador que mantiene la vida en la Tierra y en el interior de nuestro organismo.
Como seres humanos nos creemos en el ápice de la creación, como el centro de la vida y del Universo y dotados de la máxima inteligencia. Pero no es así otros seres vivientes nos acompañan y formamos parte de un mundo diverso. Somos parte de este engranaje y además somos muy dependientes de él sobre todo del mundo vegetal.
Lo más habitual es que el ser humano perciba a las plantas como a seres vivos pero pasivos, inmóviles, que no sienten y mucho menos que son inteligentes. Nos son útiles pero las consideramos seres inertes: Nos sirven para miles de cosas ( energía, construcción, vestidos, instrumentos, alimentos, medicinas) y así son un bien natural a explotar y utilizar sin muchas más consideraciones.
Esto no siempre ha sido así ya que en el pasado, en tiempos previos al desarrollo industrial y tecnológico, (hoy llamado mundo desarrollado) se sentía a la naturaleza y a las plantas y árboles como seres con alma como entidades, el concepto griego de Madre Gaia, no se podían cortar árboles, estaba castigado, pues un ser viviente habitaba en ellos, la percepción de entidades que habitaban en los árboles está descrita en la literatura y en los cuentos, y de ahí los Ens en el señor de los anillos (Bárbol). Aun es así hoy para muchas poblaciones indígenas que son un ejemplo de utilización del bosque y las plantas de forma respetuosa.
En el llamado mundo desarrollado, la Tierra está en manos de la propiedad privada, sometida a procesos especulativos. Para los pueblos indígenas, la tierra se posee colectivamente para la comunidad.
Las plantas son el gran ser viviente del planeta y de las que toda vida depende. Constituyen el 99,5 de la biomasa del planeta. Proporcionan la atmósfera que respiramos y el alimento que comemos nosotros y el resto de animales. Podríamos vivir sin animales pero no sin plantas.
Las plantas contienen en su cuerpo un 99% de agua, el agua es el vehículo o la manifestación de la vida. La diferencia entre un mineral y un vegetal es la vida y se hace posible sobre todo gracias al agua y a la luz.

En los últimos años se está comprobando esa inteligencia vegetal gracias a científicos como Stéfano Mancuso y sus investigaciones en el laboratorio de neurobiología vegetal que dirige en Florencia.
Nos es difícil comprender la inteligencia de las plantas porque provenimos de un modelo animal con órganos especializados, en las plantas esto no es así ya que al no poder desplazarse si tuviesen estos órganos y sufriesen algún pequeño daño en alguno de ellos morirían. En el modelo animal hay un cerebro que coordina y dirige y unos órganos que obedecen y realizan las funciones dictadas por el cerebro, es un modelo jerárquico. En las plantas las funciones de los órganos están distribuidas por todo su cuerpo y además al no poderse desplazar tienen una grandísima sensibilidad para poder adaptarse a las diferentes situaciones, perciben con sus raices más de 20 parámetros diferentes al mismo tiempo y tienen más de 20 sentidos distintos, por lo tanto tienen una capacidad de percibir el entorno en el que viven y adaptarse a él mucho más elevada que la de los animales y eso en realidad es la inteligencia la capacidad de información, comunicación y resolución de problemas.

Satureja montana (Contiene aceites esenciales)
Las plantas contienen principios sanadores para los seres humanos, para los animales y para otras plantas, pero ellas los forman para si mismas, para su supervivencia o para comunicarse con otras plantas o con el mundo animal sobre todo los insectos: Antioxidantes: para protegerse de la fotoxidación , Aceites esenciales para protegerse de microrganismos y parásitos y que las coman los herbívoros y de los contrastes de temperatura, resinas para cerrar sus heridas, Mucílagos y otros polisacáridos para atrapar el agua en zonas secas.
Al igual que el ser humano contiene en el interior de su cuerpo muchas sustancias medicina o digamos que genera los fármacos que necesita: corticoides, antiinflamatorios, analgésicos, antioxidantes, hormonas,
El hombre contiene todos los reinos de la naturaleza: mineral en sus huesos, vegetal en su sangre (hemoglobina), animal en sus emociones……Y la naturaleza a su vez sería como un ser humano desplegado, esta es una bella imagen de la que nos habla Paracelso.

Filipendula Ulmaria (Contiene derivados salicilados)
Estas sustancias que contienen las plantas se usan como medicina y son reconocidas por los receptores celulares de nuestro organismo por que tienen unas moléculas químicas muy análogas: ejemplo: valeriana para receptores de benzodiacepinas. Morfina para receptores de opioides, glucósidos salicilatos en la corteza de sauce o en la ulmaria que inhiben la enzima cicloxigenasa y así disminuye los procesos de inflamación.
El universo crea todo con las mismas leyes: podemos verlas en parte expresadas en las formas geométricas: espiral círculo y otras formas derivadas, el número aureo, la secuencia de Fibonacci..) en las plantas y en la naturaleza se pueden observar perfectamente estas leyes geométricas que crean vida: en un girasol en una caracola marina, en nuestro remolino de cabello en la coronilla o en una galaxia.

Espirales en Carlina acaulis
Podríamos decir que nosotros y el resto de seres vivos formamos parte de un gran organismo: el Universo crea con las mismas leyes y se expresa y manifiesta en multitud de formas vivas que están todas en interrelación.
Hoy tenemos muchos desafíos como especie frente al cambio climático, las plantas nos dan muchos ejemplos de cómo sobrevivir, como relacionarnos mejor con el entorno que nos rodea y con nosotros mismos.
Otro ejemplo que nos dan las plantas a la humanidad es su colaboración, toman decisiones en conjunto con todos los parámetros percibidos por cada una de ellas, están en estrecha colaboración de cara a una mayor capacidad de adaptación y resolución de los problemas que se presentan. Su enseñanza pues es la cooperación, el trabajo en equipo para tomar las mejores decisiones. Ellas están obligadas a convivir sin moverse del sitio y por ello hacen relaciones lo más cooperativas posibles. En la vida natural tiene más éxito la estrategia de cooperar que la de competir.
Las Plantas podrían vivir sin el ser humano pero el ser humano no podría vivir sin las Plantas.
Palmira Pozuelo
(Farmacéutica Naturista)
Artículo publicado en la revista Espacio Humano

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies