Ingredientes:
Gel extraído de hoja fresca de Aloe………..50 gr.
Glicerina………………………………………50 gr.

Elaboración: separamos el gel de aloe con cuidado de modo que obtengamos solo el gel transparente, lo licuamos con batidora y colamos con un colador, caerá lentamente el gel y recogemos en un recipiente, pesamos el gel de aloe obtenido y lo mezclamos con una cantidad igual de glicerina. De este modo queda conservado y podemos aplicarlo sobre la piel cuando lo necesitemos. Lo guardaremos en envase oscuro de vidrio y en un lugar fresco y seco.
El gel de aloe se conserva mal debido a su riqueza en agua y nutrientes, por lo que se ha de utilizar en fresco recién obtenido de la hoja o bien cortar la hoja y guardar unos días en el frigorífico para utilizarla.
Podemos también separar el gel de aloe y congelarlo, si lo cortamos en pequeños trocitos alargados serán unos excelentes supositorios para tratar hemorroides.

Uso: aplicar el gel de aloe sobre zonas de la piel irritadas o inflamadas. Se puede añadir sobre una crema o champú para incrementar su efecto calmante.
Indicaciones: quemaduras, escoceduras, eccemas, picaduras de insectos, heridas superficiales, erupciones, procesos en los que contribuye a acelerar el proceso de restauración celular.

Esta receta aparece publicada en el libro “Remedios Herbales de la antigüedad, útiles hoy en día” de Palmira Pozuelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartir

Compártelo con tus amigos