Al iridólogo y médico alternativo Bernard Jensen se le atribuye la frase “La muerte empieza en el colón”, por ser el lugar donde se almacenan los desechos y tóxicos para ser eliminados del organismo, y donde se van a ir acumulando si no hay una adecuada higiene y funcionamiento intestinal.

Durante mis diez años de experiencia como farmacéutica rural pude comprobar que uno de los principales problemas de la población era el estreñimiento. Había dos tipos de medicamentos muy demandados: los laxantes y por otro lado los tranquilizantes y antidepresivos, quizá en principio no se vea ninguna relación entre ambos problemas: ¿que tendrá que ver el intestino con el cerebro?, pero un mal funcionamiento intestinal genera una menor síntesis de neurotransmisores, como la serotonina, que influyen en el estado de ánimo y contribuyen a la tranquilidad y al bienestar físico y anímico.
La Toxemia intestinal puede ser la principal causa de enfermedades tales como:
Diabetes, Asma, Artritis, Ulcera Gástrica y duodenal, Gota, Inflamación de la próstata,
Cáncer, insuficiencia hepática, biliar, cardíaca, renal y pulmonar, Hipertensión Arterial, Dolor de Cabeza, Migraña, Neuralgia, Tics, Irritabilidad, Depresión, Insomnio, Piel Marchita y Reseca, Caída de Cabello , Herpes, Acné, Trastornos del metabolismo,
Obesidad, Hipo e Hipertiroidismo, (delgadez excesiva) Celulitis, gastritis, afecciones pulmones, envejecimiento prematuro, halitosis, enfermedades infecciosas, cansancio
físico, etc.
La retención de desechos intestinales que el organismo ha acumulado en el colón para ser expulsados y así librar a nuestro organismo de ellos, genera una autointoxicación orgánica si permanecen más de un día en nuestro intestino, ya que hay un proceso de reabsorción intestinal, nuestro organismo economiza y quiere obtener agua y electrolitos de la masa aún líquida de heces a eliminar, pero quiere agua y electrolitos no materias tóxicas (productos de putrefacción del metabolismo bacteriano, productos tóxicos que el hígado ha eliminado vía biliar, etc). La reabsorción de materias tóxicas llegará vía vena porta hacia el hígado contribuyendo a la sobrecarga del mismo y de ahí pueden volver a distribuirse de nuevo hacia la sangre alterando y dañando otros órganos y estructuras.
Un estreñimiento de varios días produce una verdadera reabsorción de materias fecales tóxicas, que envenena y daña a nuestro organismo.

Antes de comenzar a ver las plantas medicinales nos pueden ayudar a mejorar nuestra salud intestinal, es prioritario rectificar hábitos alimentarios incorrectos. Con una dieta adecuada y la ayuda de las Plantas Medicinales nuestro intestino puede recuperar un estado saludable.
Para tener una buena salud intestinal, lo primero será instaurar unos hábitos dietéticos saludables, pues de ello depende que se tenga un intestino limpio, que evacúe de forma regular, donde pueda instalarse una buena flora intestinal y el buen funcionamiento del sistema inmune que se halla directamente relacionado con la salud del intestino. La mayoría de los consejos de la dieta mediterránea son incumplidos por la mayor parte de la población, que realmente piensa que sigue una dieta mediterránea por vivir en un país mediterráneo y consumir aceite de oliva.

Los incumplimientos de estas recomendaciones que afectan a la salud intestinal son los siguientes:

BrotesGerminados: alimentos vivos de mayor riqueza en enzimas, vitaminas y nutrientes
Falta de fibra y prebióticos: (cereales integrales, fruta y verduras diariamente) de ello depende la correcta evacuación y los nutrientes necesarios para el alimento de nuestra flora benéfica fermentativa.

Frutas verduras y hortalizas ecológicasOrtaliza
Fuentes incorrectas de grasas: Existe un excesivo consumo de grasas saturadas de origen animal y falta de grasas poliinsaturadas de origen vegetal, semillas o de pescados, se usa el aceite de girasol refinado principalmente para fritos y este ha sufrido un proceso de calentamiento en su obtención, que ha alterado sus ácidos grasos que no podrán ser utilizados metabólicamente.
Se puede suplir incorporando semillas y frutos secos sin tostar en la comida diaria: sésamo, lino, pipas de girasol, pipas de calabaza o semillas de chia.

Semillassemillas de calabaza
Excesivo consumo de lácteos: no siempre fermentados, tal como recomienda la pirámide mediterránea y de animales grandes como la vaca cuya proteína, la caseína, es más difícil de digerir que la caseína de otros animales más pequeños como la cabra. El calcio se puede obtener de otros alimentos mucho más fáciles de digerir y además ricos en otros minerales, como algas, verduras o semillas. En caso de consumir lácteos , los recomendados serían yogur o kéfir de cabra ecológico o quesos de cabra poco curados y de origen ecológico.
Excesivo consumo de alimentos cárnicos y derivados: Lo que va a dar lugar al desarrollo de una flora putrefactiva que actúa sobre los restos de estos alimentos, desplazando a la flora benéfica fermentativa. Los vegetales fermentan, los animales se pudren, y según como sean los restos de nuestra dieta tendremos en nuestro intestino una flora benéfica fermentativa o una flora putrefactiva que nos generará metabolitos tóxicos como indol o escatol, resultado de estos productos de putrefacción.
Las sociedades desarrolladas tienden a consumir mucho más de las recomendaciones de proteínas, que oscilan en torno a un 10-12%, siendo superiores y llegando incluso al 20 o 30%.
En la pirámide de la dieta mediterránea se aconseja consumir carne una vez por semana, así se hacía en épocas pasadas, en tiempo de nuestros abuelos, pero ahora se hace diariamente, en forma de carne directamente o de embutido, rellenos, etc. Lo cual no es saludable, ni para nuestra salud ni para la del planeta (emisión de gases de efecto invernadero, destrucción de bosques para ganadería, explotación y sufrimiento animal), se ha de ajustar el consumo de proteínas a las recomendaciones nutricionales y disminuir el consumo de proteínas animales, que además son acidificantes, incorporando fuentes de proteínas vegetales como legumbres o frutos secos.
Utilizar trigos originarios como espelta o kamut, más fáciles de digerir que los trigos actuales muy hibridados y con mayor contenido en gluten, alternar su consumo con otros cereales y granos sin gluten como: mijo, kinoa o trigo sarraceno.
Son irritantes de la mucosa intestinal: el alcohol, los dulces muy refinados, el azúcar y los cereales refinados como el arroz blanco, pan blanco, pasta refinada, bollería y los picantes en exceso. También los excitantes como el café, te negro o chocolate.

Evitar la comida basura: pizzas, hamburguesas y precocinados que contienen harinas refinadas, salsas y aceites de baja calidad, además de varios aditivos alimentarios, fritos.
Para concluir, cada vez que comemos alimentos inadecuados, procesados, sin las fibras benéficas, con grasas alteradas y aditivos, estamos dañando nuestro santuario inferior intestinal.
Medicamentos que dañan la mucosa intestinal: principalmente los antiinflamatorios, que son unos de los medicamentos más utilizados por la población, además muchos de ellos no requieren para su expedición receta médica, van a tratar múltiples molestias, en las que aparecen tanto situaciones de inflamación, dolor o ambas a la vez, de modo que van a ser ampliamente utilizados para molestias leves u otras más graves, como un dolor de cabeza o un dolor menstrual, situaciones de traumatismos, contusiones, etc
No hay que olvidar que estos fármacos sólo tratan el síntoma y no la causa que lo originó y van a causar múltiples alteraciones orgánicas (enfermedades iatrogénicas) que en muchos casos requieren un nuevo tratamiento farmacológico, de nuevo sintomático.
Cada vez que tomamos un antiinflamatorio, las paredes intestinales se alteran, se vuelven permeables, se debilitan, pues se inhibe la producción de prostaglandinas gastroprotectoras, que producen un mucus protector que recubre todo el sistema digestivo. Los corticoides también producen este efecto, además de otros muchos efectos secundarios.
Los tratamientos antibióticos dañan la flora intestinal benéfica: Cada vez que tomamos un antibiótico (anti bios= anti-vida), además de destruir los gérmenes presentes en el proceso infeccioso, originamos una gran destrucción de estos seres benéficos que conforman nuestra flora bacteriana, por ello sentimos que tras esta medicación estamos más débiles, ya que están muriendo millones de nuestras bacterias intestinales, con lo que el aporte de todas los nutrientes benéficos que ellos sintetizan para nosotros disminuye. También es frecuente padecer una candidiasis tras un tratamiento antibiótico, ya que disminuye la presión sobre estos hongos intestinales y pueden multiplicarse. Pueden darse también infecciones vaginales o cistitis.
Plantas medicinales benéficas para la salud intestinal

Van a contribuir principalmente a reparar la mucosa intestinal por su acción emoliente y protectora, que además ayuda a aumentar el tamaño del bolo fecal y así regular el tránsito intestinal, otras van a tener una acción antiséptica y antiinflamatoria y otras una acción relajante sobre las terminaciones nerviosas que inervan el intestino.

1.- Plantas emolientes por su contenido en mucílagos:
Llantén menor (Plantago lanceolata)

Plantago

Planta muy común y fácil de reconocer y de observar por sus hojas en forma de lanza. Esta planta posee principios activos mucilaginosos, los cuales embeben agua y se hinchan provocando una evacuación de tipo mecánico, provocando que las heces se hinchen y aumenten de volumen, lo que nos ayuda en el proceso de defecación.

Malva (Malva silvestris)

Malva
Planta también muy común en los campos y caminos, contiene también los principios activos mucilaginosos que contribuyen a la limpieza del intestino de modo suave y fisológico.

Malvavisco (Althaea officinalis)
Malvavisco
Se utiliza su raíz en cocimiento, de mayor contenido en mucílagos que la malva y por tanto gran efecto emoliente, protector y reparador de la mucosa intestinal.
Ambas plantas no poseen contraindicaciones y se pueden utilizar en mujeres embarazadas y en niños, en forma de infusión u otro tipo de preparaciones habituales en herboristerías y farmacias a partir de ellas.

Aloe vera:

Se utiliza la pulpa del interior de la hoja de aloe vera, que se obtiene exclusivamente a partir de la fracción mucilaginosa de la pulpa de las hojas de Aloe. Tiene una acción protectora y emoliente, reparadora y regeneradora de la mucosa intestinal. Además en el caso del Aloe, especialmente la especie Aloe ferox, es muy rica en acemananos de acción inmunoestimulante.

Plantas antiinflamatorias:
Milenrama

Manzanilla: contiene aceite esencial rico en azuleno de gran acción antiinflamatoria y bisabolol de acción antiespasmódica, de

Milenrama (Achillea millefolium)

Milenrama2
Milenrama: contiene también azuleno, y posee además de acción antiinflamatoria, una gran acción reparadora y cicatrizante.

Plantas carminativas

Hinojo (Foeniculum vulgare)
Hinojo, coriandro, anís, comino: poseen aceites esenciales que se eliminan principalmente vía intestinal, lo que contribuye a mejorar la eliminación de gases, además de estimular el peristaltismo intestinal y ejercer una suave acción antiséptica.

Oríganum vulgare

Antisépticos intestinales
Orégano, Tomillo, menta, poleo: su contenido en aceites esenciales de acción antiséptica, evitan la proliferación de patógenos en el intestino, disminuyendo también los procesos de putrefacción intestinal.

Melissa officinalis
Plantas relajantes y antiespasmódicas
Azahar, melisa, angélica, pasiflora, albahaca: actúan frenando la excesiva motilidad del tracto digestivo produciendo mejora en procesos digestivos alterados por un exceso de componente nervioso.

Infusión para la salud intestinal:
Malva, manzanilla, hinojo, poleo, melisa.
Mezclar a partes iguales y realizar una infusión con una cucharada de la mezcla por medio litro de agua. Tomar dos veces al día, una de ellas antes de acostarse.
Palmira Pozuelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartir

Compártelo con tus amigos