Protección Antioxidante para estructuras del Sistema Nervioso

Plantas Medicinales

El cerebro y el sistema nervioso contienen una alta proporción de estructuras de tipo graso, en torno a un 60%, muchos de estos ácidos grasos presentes en ellos contienen puntos de fragilidad a la oxidación especialmente los que contienen dobles enlaces o ácidos grasos insaturados.

El proceso de oxidación se lleva a cabo a través de unas moléculas inestables en carga eléctrica llamadas radicales libres, las cuales para estabilizarse en su carga alteran a otras moléculas actuando así como una cascada oxidativa que puede dañar células y tejidos.

Este proceso no solo conduce al envejecimiento sino también a otros procesos dañiños y enfermedades de muy distinta manifestación.
Estos radicales libres tienden a acumularse en las membranas celulares (peroxidación lipídica), lo que hace que los lípidos celulares sean más sensibles al daño oxidativo y así , la membrana celular se vuelve quebradiza y permeable, ocasionando que se altere o rompa su estructura, impidiendo así la función celular, la comunicación con receptores, etc. . También pueden afectar al ADN interfiriendo su duplicación o alterando su estructura.

Fue Denham Harman, gerontólogo el primero en hablar de este concepto de radicales libres en 1954, mientras investigaba la causa del envejecimiento.

El proceso de oxidación está presente en nuestro organismo en la respiración celular , en los procesos de obención de energía y en muchos otros procesos como la detoxificación hepática (humo, tabaco, tóxicos, fármacos) cada vez que los enzimas hepáticos limpian de moléculas tóxicas nuestro sistema se forman moléculas intermedias prooxidativas.

También la fotoexposición, la radiación química, procesos inflamatorios e infecciosos y el ejercicio intenso.
Este proceso no solo conduce al envejecimiento sino también a otros procesos dañinos y enfermedades de muy distinta manifestación, tales como: alzheimer, parkinson, cataratas, arterioesclerosis, cáncer, etc

Nuestro organismo a su vez contiene diversos sistemas y moléculas antioxidantes como el glutatión, la superoxido dismutasa, la catalasa y diversos nutrientes que incorporamos a través de la dieta como vitaminas y pigmentos presentes en vegetales.
Así que es importante potenciar nuestro sistema antioxidante y aportar antioxidantes a través de la dieta, así como eliminar en lo posible los factores de exposición o que aumentan los mismos, y especialmente si queremos proteger las delicadas estructuras nerviosas.

Hay antioxidantes de diferentes tipos:
Vitaminas antioxidantes:
Las de mayor acción antioxidante son especialmente la C, A y E, así como la provitamina A en forma de betacaroteno presente en pigmentos vegetales.
Vitaminas del grupo B como la B9, B12 y B6 previenen la formación de Homocisteina un poderoso oxidante que produce daño en endotelios vasculares y tejido nervioso.
Las vitaminas están en especialmente en alimentos crudos y la mayoría en alimentos de origen vegetal, pero contrariamente a lo que se cree hay mayor contenido en vegetales de hoja verde que en las frutas. Las frutas las solemos consumir crudas, y las que tienen mayor cantidad de vitaminas son las maduradas de forma natural (muchas se recogen antes de maduración y maduran en cámaras) ya que estas están más tiempo expuestas a la luz y al sol, así como las de cultivo orgánico o ecológico que está demostrado tienen mayor cantidad de vitaminas y antioxidantes que las de cultivo convencional, así hace falta ingerir cuatro naranjas de cultivo convencional para conseguir la misma cantidad de vitamina C que una naranja cultivada de forma orgánica.
Es importante también no cocinar los vegetales de hoja verde mucho ya que las vitaminas son muy sensibles a la temperatura, especialmente las hidrosolubles. Cocciones al vapor, escaldados y aumentar la ingesta de los mismos en forma cruda, será una forma de incrementar el aprovechamiento de las vitaminas que contienen.
Cuando el color verde de los vegetales pasa del verde brillante al verde aceituna implica que la clorofila, pigmento de potente acción antioxidante, ya ha sido oxidada.
La vitamina E protege especialmente de la oxidación a las estructuras grasas, se encuentra especialmente en los gérmenes de los alimentos como las semillas, por ello es importante tomar los alimentos sin refinar y los frutos secos sin calentar y el aceite de oliva virgen extra sin refinar ya que sino habrá perdido estos tocoferoles o vitamina E. Uno de los alimentos más ricos en vitamina E es el aguacate.

Pigmentos
Hay muchos tipos de pigmentos antioxidantes pero destaco dos de ellos por su importancia para proteger estructuras del sistema nerviosos ya que pueden cruzar la barrera hematoencefálica Y la barrera hemato-retiniana, algo que otros no pueden hacer.

Resveratrol: es una fitoalexina, es decir, un compuesto que producen las plantas como mecanismo de defensa ante distintas enfermedades o infecciones, como por ejemplo los hongos, actuando como un antioxidante.
Se encuentra en algunas frutas como las uvas especialmente las de color rojizo, vegetales, cacao (chocolate negro) y vino tinto.
Además de en las uvas rojas está presente en otros frutos de tipo silvestre como los arándanos, que además protegen las pequeños vasos sanguíneos, y otros como las moras, las frambuesas y las grosellas.
Este antioxidante puede cruzar la barrera hematoencefálica, por lo que brinda protección para el cerebro y el sistema nervioso.
Además de la protección antioxidante este pigmento tiene otros beneficios como el actuar como antiangiogénico en procesos de cáncer, especialmente en el de próstata, actúa también como hipotensor, favorece la función cardíaca, potencia la respuesta antiinflamatoria o previene el Alzheimer.

Axtaxantina: es un carotenoide marino producido por la microalga Haematococcus pluvialis para protegerse de la radiación ultravioleta cuando su abastecimiento de agua se seca.
La axtaxantina es uno de los más poderosos antioxidantes, es 65 veces más poderoso que la vitamina C, 54 veces más que el beta-caroteno y 14 más que la vitamina E.
Como el resveratrol también puede atravesar la barrera hematoencefálica así protege y previene afecciones degenerativas del sistema nervioso como: demencia, Alzheimer, promueve la recuperación de la médula espinal y otras lesiones del sistema nervioso central, esclerosis múltiple, parkinson, protección ocular previniendo la formación de cataratas y degeneración macular y la ceguera.
Reduce así mismo el riesgo frente a diferentes tipos de cáncer, asma, hipertensión, artritis, fotoexposición, resistencia al ejercicio, procesos inflamatorios, etc.
La Axtaxantina se encuentra de forma natural en microalgas, algunas levaduras, el salmón, la trucha, el krill, camarones, cangrejos, crustáceos siempre y cuando sean salvajes y no hayan sido alimentados en cautividad con piensos con astaxantina sintética.
Otros antioxidantes: Glutation, ácido alfalipoico, coQ10, carotenoides: (licopenos, xantofilas, luteína), hierbas y especias (cúrcuma, romero, orégano), te verde, matcha, kukitcha, etc
Como conclusión y consejo final sería aumentar el consumo de alimentos crudos, frescos, verdes y coloreados, es decir cocinar con mucho color y lo menos procesado posible así como ingerir alimentos orgánicos por su mayor contenido en estos nutrientes.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
http://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartir

Compártelo con tus amigos