En la actualidad estamos muy acostumbrados a utilizar algún medicamento de origen sintético para tratar cualquier problema de salud, desde los más leves a otros de mayor gravedad,, desde un dolor de cabeza o articular, a afecciones relacionadas con la hipertensión o la diabetes.
Pero en realidad el ser humano se ha venido tratando desde el origen de su existencia con remedios de la naturaleza especialmente con Plantas Medicinales hasta el siglo XIX, donde el avance de la química sustituyó las sustancias de origen natural por otras de origen químico sintetizadas en laboratorios, con lo cual se abarataban los costes, así como se controlaba el proceso de producción y se tenía también el control sobre la explotación comercial de los fármacos.
La civilización egipcia entre 3.000 y 4.000 años a.c. recopila muchos de sus conocimientos en el Papiro de Ebers en el que se describen más de mil recetas y por el sabemos que utilizaban morteros, molinos, tamices, cedazos, balanza de brazos iguales y que utilizaban plantas frescas: como la Verbena, Artemisa, Anís , Azafrán, Granado, Ajo, Cebolla o el Lirio……

Receta del antiguo Egipto: Aceite de Incienso y Mirra

incienso

Los sacerdotes egipcios utilizaban las resinas obtenidas de dos árboles: el árbol del incienso (Boswelia sacra ) y el árbol del la Mirra (Commiphora mirra, ambos producen dos resinas con un gran poder calorífico y antiséptico, y estas dos resinas se utilizaban en el proceso de embalsamamiento, consiguiendo que la piel de los tejidos muertos no fueses atacadas por las bacterias de la putrefacción, permitiendo así la conservación de estos cuerpos hasta nuestros días.

aceite

Según dicen esta receta debe su origen a la reina egipcia Cleopatra, que utiliza el poder regenerador de estas resinas para mantener la piel joven y tersa.
Se prepara con un 10 por ciento de cada una de ambas resinas machacadas previamente con mortero hasta reducirlas a polvo. Posteriormente se completa hasta un 80% con aceite vegetal (oliva, almendras, sésamo, etc) durante dos meses, tras los cuales se puede filtrar con una tela de algodón. Este aceite posee un efecto cicatrizante, regenerador, antiséptico y calorífico, y además del cuidado de la piel es muy aconsejable su utilización en niños pequeños, personas mayores o en invierno.
La civilización del valle del Indo (3250 años a.c.) recopila sus conocimientos en el texto denominado Ayurveda, el cual contiene ocho secciones relativas a medicina y salud, Los principales componentes de la materia médica védica eran sustancias vegetales. Se mencionan más de 2000 productos distintos a base de plantas utilizadas en nuestros días como Cardamomo, cannabis indica, Tamaris indica, Cassia, Jenjibre, Cilantro, Nuez moscada, Albahaca, Sandalo, Rawolfia, Aloe o Curcuma.
El médico romano Dioscórides al comienzo de la era cristiana, describía más de 600 plantas medicinales en seis libros titulados “De Materia Médica”, que fueron el texto básico de la Fitoterapia medieval y fue utilizado y consultado hasta bien entrado el siglo XVIII, en sus diversas y numerosísimas traducciones. De este modo fue utilizado a modo de Vademecum por todos los médicos a lo largo de todos estos siglos, siendo además el libro más leído después de la Biblia.
Las civilizaciones más antiguas nos han dejado constancia del uso que hacían de las plantas medicinales a través de obras como en China el Pen Tsao (2.800 a.c.) donde se describen más de 8.160 fórmulas a base de plantas medicinales tales como el Ginseng, el Opio para tratar la diarrea, el Cannabis, el Anis estrellado, la Efedra,el Ruibarbo, el Aconitoo la Bardana …..

Receta del Siglo XIV: El vinagre de los cuatro ladrones:
Durante el siglo XIV hace su aparición en Europa la Peste Negra, causa de la muerte, de unos 20 o 25 millones de europeos . Cuatro condenados a muerte por robar en las casas de los muertos por la peste, aún así ellos no se contagiaban. Las autoridades que los capturaron los dejaron en libertad con la condición de que confesaran que remedio utilizaban para no contraer la peste. Ellos confesaron que tomaban un preparado realizado con una maceración en vinagre de hierbas aromáticas: lavanda, laurel, romero, salvia, hierbabuena, ajo, clavo . Desde aquel entonces, se empezó a producir en toda Francia un vinagre balsámico con esos ingredientes, llamado “vinagre de los cuatro ladrones”, que, según decían, protegía de las enfermedades infecciosas.
Para prepararlo cogeremos las plantas mencionadas en la receta a poder ser la mayoría en estado fresco, quitaremos las partes más leñosas de las mismas separando los tallos de las hojas y mezclándolas todas en un bote llenándolo hasta 2/3 del mismo con las hierbas y cubriéndolas con vinagre de vino o manzana de buena calidad. Dejaremos reposando al menos durante 15 días y después filtraremos. Utilizar en la ensalada a modo de vinagre aromático, aportará un efecto digestivo y antiséptico debido a los aceites esenciales contenidos en las plantas aromáticas. También podemos poner 15 o 20 gotas en un vaso de agua como preventivo o para apoyar el tratamiento de afecciones catarrales y tomar tres veces al día.

Agua de la Reina de Hungría:
Receta del siglo XVI, en este tiempo la reina Isabel de Hungría tenía 72 años y estaba aquejada de fuertes dolores reumáticos. Pidió a un alquimista de su corte que le preparase algún remedio para mejorar su enfermedad. El le preparó una receta en la que fundamentalmente se incluían dos plantas: Romero y Lavanda. Además de este preparado le recomendó baños a base de estas plantas. La reina tras este tratamiento mejoró e incluso rejuveneció su aspecto y fue tal el cambio de estado de la reina que el rey de Polonia la pidió en matrimonio.
Una receta basada en este preparado sería: 4 cucharadas de romero fresco triturado, 3 cucharadas de flores de lavanda triturados, 1 cucharada de piel de limón ecológico rallada, 150 ml de agua destilada, 150 ml de alcohol o vodka. Macerar durante 15 días y después filtrar. Aplicar en forma de friegas sobre la piel o zonas articulares doloridas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies