vinagre2

Esta receta parte del siglo XIV, en la que cuatro ladrones prepararon una maceración de plantas aromáticas de acción desinfectante en vinagre y así consiguieron salvarse de la peste. Esta receta ha sido la base del vinagre balsámico que contiene plantas aromáticas, llamado «vinagre de los cuatro ladrones», que, según decían, protegía de las enfermedades infecciosas.

 

 

 

Ingredientes:
Plantas aromáticas:
(Ajo, lavanda, laurel, romero, salvia, tomillo, hierbabuena, clavo, pimienta negra).
Vinagre de manzana
Elaboración: Para prepararlo cogeremos las plantas aromáticas siguientes: ajo, lavanda, laurel, romero, salvia, tomillo, hierbabuena, clavo y pimienta negra, a poder ser la mayoría en estado fresco, quitaremos las partes más leñosas de las mismas separando los tallos de las hojas y mezclándolas todas en un bote llenándolo hasta 2/3 del mismo con las hierbas y cubriéndolas con vinagre de vino o manzana de buena calidad. Dejaremos reposando al menos durante 15 días y después filtraremos.

Uso: Utilizar en la ensalada a modo de vinagre aromático, aportará un efecto digestivo y antiséptico debido a los aceites esenciales contenidos en las plantas aromáticas.
Como preventivo de catarros podemos poner 15 o 20 gotas en un vaso de agua en la estación de otoño e invierno, tomándolo tres veces al día antes de las comidas.
Indicaciones: Como preventivo y para apoyar el tratamiento de afecciones catarrales.

ajoEl ajo es el ingrediente principal de esta receta por sus cualidades antibióticas.

Como colutorio: Añadiendo 10 gotas del vinagre en medio vaso de agua realizaremos enjuagues bucales tras el lavado dental, como antiséptico y en caso de aftas, ya que contiene plantas útiles en el cuidado de la mucosa bucal y los dientes, especialmente el laurel, la salvia y el clavo.

En el dolor articular: Este vinagre también se puede utilizar en uso externo en forma de friegas sobre articulaciones doloridas, debido a sus componentes aromáticos que le aportan una acción rubefaciente, de modo que la sangre afluye a la zona dolorida enrojeciéndola y derivando hacia el exterior la inflamación, por lo que esa zona se descongestiona y el dolor disminuye.

 

Esta receta aparece publicada en el libro “Remedios Herbales de la antigüedad, útiles hoy en día” de Palmira Pozuelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartir

Compártelo con tus amigos