Plantas Alquimia y Oración

Plantas Alquimia y Oración

Plantas Alquimia y Oración

Cuando una situación en el exterior nos supera, el ser humano ha recurrido desde los tiempos más remotos a conectarse con lo trascendente de muy diferentes formas. Ponerse en conexión con algo que siente que se le escapa a su comprensión pero que está ahí y que presiente que tiene un gran poder y sabiduría.
Esta sola intención vincula ya lo trascendente del ser humano con lo trascendente del Universo que le rodea, a esta intención de comunicar con aquello que consideramos inescrutable, intangible e insondable lo podemos llamar oración.
Hay muchos tipos de oraciones, generalmente las más poderosas sean las más antiguas escritas y pronunciadas en sus idiomas originales, como los salmos hebreos, ya que contienen la sabiduría que relaciona letras, sonidos y números que es con lo que está constituido todo el Universo.
Hay muchas formas de orar, pero básicamente hay dos modos de acercarse a la oración:
Una forma, quizá la más ancestral es la de sentirse en conexión con todo lo que nos rodea, que aunque se sienta inconmensurable e intangible se percibe que se forma parte de ese gran ser Universal, o de ese gran ser vivo Universo, así que al orar se hace desde ese sentimiento de conexión y de unidad. Cuando los chamanes piden la lluvia para su pueblo saben que la clave es sentirse lluvia para atraer la lluvia, sentir el olor de la lluvia al caer en la tierra, el sonido que hace, sentir la humedad del agua que nos moja, y desde ese sentimiento y con todo su ser implicado en pensamiento, sentimiento oran con su danza, sus cantos, sus adornos, sus tambores e inciensos.
Otra forma de orar es percibirnos como seres que estamos separados de ese gran Ser Universo y entonces rogamos y pedimos a esa divinidad exterior a nosotros que nos conceda algo que necesitamos o deseamos.

Un libro famoso de la antigüedad que recopila oraciones muy especiales es el Enchiridion Leonis Papae publicado en Mainz en 1633.Contiene una colección de las más bellas máximas cristianas y los caracteres más ocultos de la Kabbalah: una serie de oraciones mágicas, símbolos y figuras talismánicas para preservar de todo mal.
Este libro es atribuido al Papa León III y fue entregado por el pontífice al Rey Carlomagno como el más caro y preciado de todos los presentes, ya que era un libro secreto y exclusivo. Con él, dicen que Carlomagno se protegió en sus viajes por los países mas lejanos y peligrosos del mundo. Además de oraciones de protección en los viajes, contiene oraciones para tratar males físicos tales como anginas, quemaduras, la peste, dolor de muelas, etc.

Pero además de este tipo de oración muy del orden espiritual, existen otro tipo de oraciones muy directamente vinculadas con lo terapéutico.
Más cercano en el tiempo y con una experiencia familiar; en la mancha, la tierra en la que nací, mis familiares siempre me hablaron de una tía abuela , Ventura Pozuelo, conocida en el pueblo y alrededores por sus sanaciones . Ella curaba con las manos, aceite y oración. La iban a buscar en carro para llevarla a los pueblos próximos donde realizaba lo que en esta zona de España se llamaba “curar de asiento”, así me lo explicaron algunos de mis familiares que de niños la acompañaron en sus sanaciones, pues la gente en aquellos tiempos de escasez pagaba con comida y así los niños podían comer algo. Me describieron como ella ponía sus manos sobre la zona afectada y masajeaba suavemente con un aceite que ella había preparado y al mismo tiempo decía una oración. Algunas de estas oraciones me han sido transmitidas y las guardo y conservo como un preciado tesoro para rezarlas en momentos especiales como ella indicó. Decían de ella que era una mujer sencilla, austera y que irradiaba bondad.

En la España medieval, los médicos árabes, llamados Hakim , fueron muy valorados en Al Andalus por la sociedad de entonces pues eran conocedores de su gran saber, muy superior al de los médicos cristianos de la época y entre sus muchas herramientas terapeúticas, la mayoría basadas en remedios herbales y minerales con procesos de elaboración alquímicos, estaba la oración. Este tipo de remedios en base a la oración eran llamados Almácigas ( voz arábiga que significa tinta), Atraméntos espagíricos o tintas mágicas.
En esta técnica sofisticada y especial se unian el poder de la palabra o verbo, el sonido y el poder de la escritura, onda de forma que materializa el verbo. Estos atramentos espagíricos consistían en preparar una tinta especial en base a una planta que resonara con una de las 7 fuerzas planetarias o siete fuerzas Arcanas de la naturaleza y que se utilizaba según la patología a tratar en el paciente según las correspondencias dictadas por Paracelso y la Alquimia. Con esta tinta y en una delicada y adiestrada caligrafía se escribía con un cálamo de bambú sobre un papel vegetal una oración de siete líneas, una por cada una de estas siete fuerzas planetarias y después se vertía sobre este papel un líquido especial que podía ser vino, suero de leche o agua lustral, un agua especial preparada por procedimientos alquímicos sencillos y que entra a formar parte de la elaboración del agua bendita. Esta agua derramada sobre el texto escrito hacía correr la tinta sobre el papel y este líquido caía sobre una copa que después bebía el paciente.
Constituía así un remedio personalizado, en el que la intención, la onda de forma y la fuerza arcana de la planta actuaban al unísono para restablecer la salud del paciente. Así por ejemplo una tinta preparada con lavanda, hinojo o pulmonaria serviría para tratar afecciones pulmonares.
La oración también puede curar a distancia y así la revista The Lancet publicó un estudio del Centro Médico de la Universidad de Duke que puso a prueba la eficacia de la oración y la curación a distancia. Los investigadores pidieron a grupos de religiosos que rezaran por la salud de pacientes sometidos a operaciones cardíacas. Los resultados indicaron que se produjo una mejoría del 30-50% en la salud de los enfermos, con menos complicaciones y fallos cardiacos.
Rudolf Steiner, filósofo fundador de la antroposofía, hablando de los cambios que el ser humano comenzaba a hacer ya a comienzo del siglo XX en relación a formas de vida y la relación poco armónica con la naturaleza, dijo en el año 1917, “ Hasta ahora era más fácil ser humano, pero para poder ser enteramente humanos hoy, es necesario desarrolla capacidades espirituales mucho más fuertes y necesarias que hace un siglo.”
El también dio en una de sus conferencias para médicos una oración muy especial para apelar a las fuerzas espirituales sanadoras, una oración que relaciona a la naturaleza con el ser humano en sus tres dimensiones: el pensamiento, el sentimiento y la voluntad, relacionando así el pensar con las raíces de las plantas, el sentir con el rocío que cae sobre las plantas y la voluntad con el aroma de flores y plantas.
Así que esta vez mi receta es esta oración tan especial que invoca a los espíritus sanadores para enfermos, cuidadores, médicos, terapeutas y sanadores

Oración a los espíritus sanadores
Espiritus sanadores
que os unís a las fuerzas sulfúricas del éter aromático.
Vosotros os vivificais con el impulso de mercurio, con la gota de rocío,
con todo lo que está en crecimiento, en devenir.
Vosotros os deteneis en la sal de la tierra que en el suelo nutre la raíz.
Lo que mi alma sabe quiero unirlo al fuego del perfume de las flores
Lo que mi alma vive, quiero estimularlo con la gota de rocío de la mañana.
Lo que mi alma es, quiero fortificarlo con el endurecimiento de la sal
que bajo la Tierra prodiga sus cuidados a la raíz.

Rudolf Steiner

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Gel desinfeccion de manos

Gel desinfeccion de manos

Gel desinfeccion de manos

Desde que se conoció que los gérmenes podrían transmitir enfermedades, el hábito higiénico especialmente en los médicos ha salvado muchas vidas, pues por ejemplo muchas mujeres morían tras un parto porque el médico no se lavaba las manos

.

No fue hasta el año 1847 que e un médico húngaro llamado Igmac Semmelweis aconsejó el lavado de manos para atender a las parturientas, aunque en divulgar esto fue más conocido el francés Luis Pasteur, pues antes se pensaba que los gérmenes surgían por generación espontánea a partir de la materia orgánica.

Sin ser muy alarmistas, el lavado de manos con jab

ón es una medida higiénica para incorporar en nuestras rutinas diarias y especialmente cuando tenemos algún proceso catarral o infeccioso.

Esta receta contiene ingredientes sencillos y de fácil alcance. El alcohol en su máxima capacidad desinfectante es el de 70 grados, en esta receta se consigue esa dilución partiendo de los demás componentes que diluyen un alcohol más concentrado en etanol como el alcohol de 96º que es el que habitualmente se vende en farmacias.

El gel de aloe vera se puede comprar en farmacias o herboristerías o bien si tenemos hojas de aloe, obtenerlo en casa, hay una receta en mi blog donde viene todo el proceso de obtención , en esta receta la gl

icerina va ya incorporada con el aloe para la conservación del gel, si la realizaseis, en la receta utilizar la parte de gel de aloe y glicerina sumando ambas.

Los aceites esenciales utilizados son eucalipto y lavanda, dos aceites esenciales de gran acción antiséptica, fáciles de encontrar en farmacias o herboristerías y que suelen formar parte del botiquín de muchos hogares.

El Dr. Jean Valnet utilizaba agua destilada o hervida con un 2% de aceite esencial de lavanda para desinfectar heridos durante la s

egunda guerra mundial.

El aceite esencial de eucalipto posee también un amplio espectro frente a gérmenes y especialmente para los que afectan a vías respiratorias.

Este gel puede aplicarse tras el lavado de manos, o bien de vez en cuando si estamos en lugares donde esto no es posible. También puede utilizarse para difundir al ambiente para lograr su desinfección y aplicar sobre superficies y objetos para desinfectarlos.

Si tenemos además otros aceites esenciales podemos aumentar su potencia, como son el aceite esencial de orégano o el de árbol del té.

Ingredientes:

Alcohol de 96º……..65 gr
Gel de aloe vera….25 gr
Glicerina……………..5 gr
Aceite esencial de eucalipto….3 gr
Aceite esencial de lavanda……2 gr
Mezclar todos los ingredientes y envasar en un frasco con aplicador
Nota: Cada gramo de aceite esencial equivale a unas 25 o 30 gotas.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Nutrición y Fitoterapia en procesos infecciosos

Nutrición y Fitoterapia en procesos infecciosos

Nutrición y Fitoterapia en procesos infecciosos

Los microorganismos están en el origen de la vida en la tierra mucho antes de la aparición del ser humano, y están en nuestro cuerpo para mantener estados de equilibrio.

En el cuerpo humano existen aproximadamente 50 billones de bacterias y unos 60 billones de virus, a veces cuando se rompen las condiciones del equilibrio natural pueden multiplicarse en exceso y causar situaciones de enfermedad y entonces se pueden reproducir masivamente para responder a una agresión ambiental.

Los virus actúan en asociación a las bacterias. Esta agresión al medio ambiente y al equilibrio natural la viene haciendo el ser humano en muchos aspectos, por ejemplo las aguas contaminadas y el aire, generan un entorno en el que los virus pueden modificarse y adquirir más virulencia; el uso indiscriminado de antibióticos genera que las bacterias se hagan más agresivas y resistentes a ellos y solo sobrevivan las mas fuertes, es entonces cuando los antibíóticos no responden ante una infección y hablamos de resistencia a antibióticos. En estos momentos el uso masivo de antibióticos se realiza sobre todo en la cría de animales, pues los antibióticos ya no es que se usen en caso de procesos infecciosos de sino que se usan sistemáticamente hacen ganar peso a los animales y se añaden diariamente en los piensos.

Estos antibióticos son los mismos que se utilizan para el ser humano. España es el país de la Unión europea donde más antibióticos se utilizan en la cría de ganado, empleándose 402 mg de antibiótico por cada kilo de carne producida.

Es a partir de los conocimientos de Luis Pasteur, considerado el padre de la microbiología, que aparece una visión de lucha contra los microorganismos, hay que eliminarlos a toda costa. Desinfectantes, antisépticos, antibióticos, pero el mismo Pasteur al final de su vida dijo al final de su vida, dando la razón a su profesor Béchamp : “Las bacterias no son nada y el terreno lo es todo”, un concepto que siempre ha tenido presente la medicina natural inspirada en los principios hipocráticos, es decir sería como una tierra limpia, oxigenada, aireada, rica en nutrientes, no se va a ver infectada por plagas ni parásitos, sin embargo una tierra contaminada, regada por un agua sucia, sin oxígeno ni nutrientes y debilitad, es más fácil que lo que en ella se cultive se afecte por insectos, microorganismos y parásitos perjudiciales. Al igual nuestro organismo si hay unas condiciones de armonía interna no podrán desarrollarse estos gérmenes ni multiplicarse causando infecciones.

La visión de Pasteur es que los gérmenes causan la enfermedad y por eso hay que combatirlos, la visión de Béchamp es que la enfermedad o el desequilibrio orgánico hace que se desarrollen los gérmenes. Solo hoy es recordado Luis Pasteur y no a su profesor Beecham, siguiendo nuestra sociedad la visión de lucha contra los gérmenes y no la de fortalecer el terreno orgánico y la colaboración con los gérmenes que nos acompañan.
Estos gérmenes que ya están habitualmente en nuestro interior o en el ambiente que nos rodea, no van a aumentar su reproducción en nuestro organismo si las condiciones no les son favorables, por tanto habría unas condiciones a tener en cuenta para prevenir estos procesos infecciosos :

A nivel de nutrición: los microorganismos proliferan en tejidos poco oxigenados y acidificados, por tanto es muy importante aumentar en nuestra dieta todo lo que produce alcalinidad. Una dieta alcalina rica en minerales: verduras, frutas, hortalizas, frutos secos, semillas y algas.

Una dieta rica en alimentos crudos (50 a 70% de nuestra dieta) porque estos alimentos crudos, además de más altos en vitaminas y nutrientes permiten que las células utilicen mejor el oxígeno, pues los microorganismos y los parásitos no se desarrollan ni proliferan en tejidos oxigenados
Por tanto incluir y aumentar en nuestra dieta las ensaladas, las frutas, los aceites vírgenes de primera presión , las semillas y frutos secos sin tostar.
También son muy importantes los ácidos grasos omega 3 y 6 pues ellos son factores importantes en la regulación de nuestro sistema inmune: así que incorporar las semillas y frutos secos como nueces, lino, sésamo o almendras, los aceites vírgenes, pescados de calidad, pequeños y de pesca libre.

Los antioxidantes son también necesarios pues protegen a vitaminas importantes en el sistema defensivo como la vitamina C y también protegen de la oxidación a los ácidos grasos: incorporar frutos rojos, vegetales verdes que son más ricos en vitamina C que los cítricos y las frutas de temporada.

Verduras fermentadas
Cuidar la flora intestinal es muy importante, ya que esta contribuye a la activación de los linfocitos en intestino y favorece nuestro sistema inmunitario, para ello tomar alimentos ricos en fibra sobre todo soluble que es su alimento, es decir prebióticos e incluir alimentos fementados que aumentan la flora fermentativa contibuyendo a un buen equilibrio en nuestra flora intestinal.
En Fitoterapia,

Los procesos infecciosos de las vías respiratorias se dan más en la estación de invierno y también en nuestro organismo tienen que ver con una situación de frío, por ello utilizaremos plantas medicinales que generen calor en el organismo, y en este aspecto las que más lo hacen son las plantas que contienen aceites esenciales, es decir las plantas aromáticas. Sus aceites esenciales y resinas se han generado por la acción de la luz y el calor del sol y en nuestro organismo ejercen una acción calorífica, en diferentes áreas, digestiva, metabólica, respiratoria.
Es importante generar y mantener el calor del organismo para que no se den estos procesos infecciosos. Para ello infusiones de plantas aromáticas y el uso de la aromaterapia nos pueden ser de mucha ayuda.

En la medicina ayurvédica las infusiones para generar calor en el organismo suelen llevar cardamomo, canela y jengibre, que podemos añadir una o varias de ella a las infusiones que realicemos.

La aromaterapia tiene una acción manifiestamente activa frente a los gérmenes, antibacteriana, antivírica, fungicida y parasiticida, mucho más activa que la planta en sí, sin embargo a diferencia de los antibióticos no alteran la flora intestinal, denominándose eubióticos.
Podemos utilizar los aceites esenciales en difusión hacia el ambiente, disminuyendo notablemente la cantidad de microorganismos que existen por metro cúbico de aire, que se concentran según el ambiente sea más denso y menos ventilado, pues no es lo mismo un bosque, que un transporte lleno de gente o unos grandes almacenes.
Difundir aceites esenciales al aire que nos rodea, como eucalipto, menta, lavanda, ravintsara, limón, pino, romero, orégano, niauli.

Si no tenemos estos aceites esenciales podemos poner una cazuela con agua hirviendo y añadir hojas de eucalipto, romero, lavanda, salvia orégano o laurel, una de ellas o combinación de varias, y llevar a la habitación en la que estemos, o dejar calentando suavemente en la cocina y dejar que se expandan estos vapores cargados de esencias por la casa.

Esta combinación de humedad y aceites esenciales, además de limpiar de microorganismos el ambiente nos ayudará a mejorar síntomas de procesos catarrales como la tos y mejorará nuestra respiración.
En uso externo podemos aplicarlos disueltos y diluidos con aceite en zonas de nuestro organismo como planta de los pies, garganta, pecho y espalda.
Paracelso recomendaba masticar una bolita de resina de mirra y mantenerla en la boca para lo que el llamaba las enfermedades que provocaban pestilencia, que serían todas aquellas que se transmitían por el aire y provocaban dolor de garganta, o tos, mucosidad y que provocaban síntomas similares a la gripe, pues esta bolita de mirra contiene aceites esenciales y prevendría de la peste a los enfermos y haría que su respiración y su aliento no afectaría a otras personas.
Aliviar síntomas de los procesos infecciosos respiratorios
Los procesos infecciosos de las vías respiratorias van acompañados de una serie de síntomas molestos pero que en realidad son reacciones del organismo para eliminar gérmenes y devolvernos al estado de equilibrio. Estos síntomas son sobre todo los siguientes.
Fiebre: hemos de comprender la fiebre como una reacción defensiva de nuestro organismo para destruir microorganismos, nuestro organismo hace un esfuerzo por elevar la temperatura corporal con este fín, por lo que si la fiebre no es muy elevada no hemos de cortarla, es más en algunos casos bajar la fiebre con antipiréticos puede provocar un efecto rebote.
La infusión de saúco ayuda a bajar la fiebre y calma las inflamación de las vías respiratorias. Se puede mezclar con zumo de limón o añadir a la misma una rodaja de limón y beber a lo largo del día.

Bebida de saúco
Tomar más agua e hidratar el organismo, siendo muy recomendable el agua con limón ya que este es rico en ácidos orgánicos y limoneno de actividad antibacteriana. Comer muy suave, pues el organismo concentra sus energías en el sistema defensivo y no hay que distraerlo con la gran energía que consume el proceso digestivo. Caldos, zumos, frutas y ensaladas será lo más recomendable.
También hay que observar que manos y pies estén calientes cuando hay fiebre para ayudar a la regulación de la temperatura corporal, si están fríos podemos masajearlos con aceite de árnica o de romero que son caloríficos
En el caso de que se den antipiréticos se puede acompañar también con estas medidas.
Un baño de agua a temperatura corporal e ir bajándola poco a poco ayudará también a rebajar la fiebre.
Tós: la tos es un mecanismo de defensa del organismo para eliminar partículas que irritan la mucosa de la faringe y/o la laringe. Cuando estas mucosas están irritadas e inflamadas por un proceso infeccioso cualquier pequeña partícula puede desencadenar la tos.
Para aliviar la tos es importante tener un ambiente húmedo con humidificador con aceites esenciales antisépticos respiratorios o bien plantas de este tipo en cazuela con agua caliente.
Beber mucha agua y especialmente infusiones que ayuden en el proceso, como las plantas ricas en mucílago que formarán una capa protectora y reparadora sobre las mucosas inflamadas e irritadas: malva, malvavisco, gordolobo y llantén. Plantas antitusígenas especialmente el tomillo y la amapola.
También es útili el remedio casero de cortar una cebolla por la mitad y ponerla al lado de la cama ya que irá evaporando al ambiente sus aceites esenciales azufrados y proporcionará un efecto descongestionante. Esta cebolla no puede ser utilizada posteriormente para la alimentación.
Elevar unos centímetros el cabecero de la cama también mejorará este síntoma.
Flemas: Plantas expectorantes que ayudan a eliminar las flemas y con ello alivian también el síntoma de la tos: hisopo, tomillo, hinojo.
Ejemplo de infusión antitusígena, emoliente y expectorante: mezclar a partes iguales: gordolobo, hisopo, malvavisco, llantén y tomillo. Utilizar una cucharada sopera de la mezcla por taza de infusión. Tomar 3 al día.
Los vahos e inhalaciones con estas plantas serán de gran ayuda para aliviar la tos y mejorar la expectoración.
Colaboremos pues con la naturaleza, con el medio ambiente, con los microorganismos que mantienen nuestro equilibro y desarrollemos la confianza en la gran capacidad que posee nuestro organismo y nuestro sistema defensivo para mantener nuestra salud.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Nutrición y Fitoterapia  para el cuidado de la vesícula biliar

Nutrición y Fitoterapia para el cuidado de la vesícula biliar

Nutrición y Fitoterapia para el cuidado de la vesícula biliar

Son muchas las personas con trastornos de la vesícula biliar, afectando más a la población femenina que a la masculina, un 10% de hombres y un 15% de mujeres padecen estos problemas que generalmente tienen que ver con la formación de barro biliar o liiasis biliar que se acumula en la vesícula biliar y es lo que comúnmente conocemos como piedras en la vesícula. Cursa con dolor en la zona, nauseas y cólicos y en muchos casos ha de ser extirpada.

Recuerdo a una alumna que a comienzos de clases de Naturopatía en una escuela de Medicina Natural donde estuve impartiendo formación, me comentó que tenía ya programada la fecha de extirpación de su vesícula biliar, pero tras su asistencia a las primeras clases decidió esperar para esta intervención. Poco a poco introduciendo los cambios aprendidos sobre alimentación y fitoterapia fue mejorando sus molestias y finalmente terminó la formación tras tres años con su vesícula en perfecto estado y así continúa a día de hoy.

Según la Medicina Tradicional China el hígado y la vesícula biliar se corresponden con el elemento madera y la estación de primavera. Según esta medicina sabia y milenaria a estos dos órganos les vienen bien los alimentos que crecen en primavera como los brotes, los germinados, los alimentos vegetales que crecen como yemas ( endivia, cogollos de lechuga) y todos los vegetales de este tiempo del año, especialmente las alcachofas y el brécol.
También la asocian a nivel emocional con la ira, el enfado y el enojo como emociones negativas y con la paciencia como emoción positiva, pues el elemento madera se relaciona con el crecimiento de los vegetales en primavera y con la etapa de la vida de la infancia a la juventud, donde todo crece y se aprende poco a poco, con disciplina, con paciencia.

Los alimentos adecuados a este elemento servirán para promover la emoción positiva de la paciencia que proviene de paz y ciencia, y evitarán situaciones más predispuestas al enfado o al enojo, las que aparecen cuando hemos perdido la paciencia.

La bilis se forma en el hígado y se almacena en la vesícula biliar, su función es emulsionar las grasas para que puedan ser digeridas por los enzimas pancreáticos.
La bilis está compuesta por sales biliares y fosfolípidos que son los que realizan la función emulsionante y otros componentes, como el bicarbonato que sirve para neutralizar los jugos ácidos que provienen del estómago. Además contiene colesterol y es la vía de eliminación del colesterol del organismo. Su color amarillo verdoso lo proporciona la bilirrubina que proviene de los glóbulos rojos que ya no sirven y por esta vía se eliminan. También en la bilis se eliminan muchos de los tóxicos que son transformados por los enzimas hepáticos

Dieta alcalina a base de muchas verduras, frutas y frutos secos, todo ello rico en magnesio un mineral alcalinizante. Esta dieta previene el depósito de sustancias ácidas en el organismo, todo lo contrario de una dieta acidificante en base a azúcares rápidos, almidones que provienen sobre todo de cereales refinados y elevada cantidad de proteínas produce acidosis, todo ello aumenta los depósitos de minerales en el cuerpo, ya sea en riñón, arterias, hígado, vesícula biliar o senos.

Alta en fosfolípidos, ya que los fosfolípidos forman parte de la propia bilis, estos fosfolípidos ayudan a emulsionar las grasas y hacen que la bilis sea más fluida. Los fosfolípidos están presentes en las legumbres, en las semillas sobre todo en el sésamo y en el huevo. Además una elevada cantidad de fosfolípidos en la dieta ayuda a elevar los niveles de HDL (Lipoproteinas de alta densidad) o también llamadas colesterol bueno ya que son las que sacan de las células el exceso de colesterol, reduciendo al mismo tiempo las LDL (Lipoproteínas de baja densidad) llamadas colesterol malo porque son las que transportan el colesterol a las células.

Baja en grasas saturadas: Las grasas saturadas son de mucha más difícil digestión y esto compromete a la buena función de hígado y vésicula biliar, por tanto se ha de reducir su consumo, estas grasas están presentes en productos de origen animal (leche y sus derivados y carnes sobre todos provenientes de animales mamíferos de cuatro patas, siendo la de cerdo la más alta en grasas saturadas, las aves y los pescados contienen más grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que son grasas de menor dificultad digestiva y que se comportan de forma saludable en el organismo especialmente a nivel de la salud cardiovascular. Por tanto una dieta alta en grasas monoinsaturadas (aceitunas, aceite de oliva, aguacate) y polliinsaturadas (semillas y frutos secos sin tostar y pescados)
Las personas a las que se les ha extirpado la vesícula han de procurar la ingesta de una comida muy concentrada en grasas ya que no tienen la vesícula biliar que es la que regula la expulsión de más bilis si la comida tiene un contenido alto en grasas, por lo que han de realizar comidas con baja ingesta de grasas y que estas se repartan a lo largo de las comidas del día.

Acido málico: contenido en las manzanas que ayudan a ablandar estos depósitos minerales, llamados también cálculos o barro biliar, así se irán ablandando y poco a poco expulsando y eliminando más fácilmente. Al menos comer 3 manzanas diarias, o bien en forma de zumo de manzana o como cápsulas de ácido málico.

Alimentos amargos: Los alimentos de sabor amargo estimulan la formación de bilis en hígado y de otras secreciones enzimáticas necesarias para una buena digestión, asi que es recomendable la ingesta de escarola, lechuga, endivia, alcachofas, especialmente tomadas antes de las comidas en forma de ensalada para que ejerzan esta acción aperitiva y estimulante de las diferentes secreciones digestivas.
Además al aumentar la formación de bilis en hígado, esta acción se llama colerética, harán que el colesterol circulante pase a formar parte de la bilis ya que está en su composición y así se eliminará colesterol de la circulación que pasará hacia la bilis siendo eliminado a través del intestino y por las heces, de esta manera se elimina el exceso de colesterol del organismo.
Plantas Medicinales : coleréticas (esitmulan la formación de bilis en el hígado) y colagogas (favorecen la expulsión de la bilis a través de la vesícula biliar, algunas de ellas son el Diente de león, la Bardana, el Cardo mariano, Crisantelo que ayuda a disuelver cálculos biliares)
Muchas plantas tienen una acción hepatoprotectora como el Cardo Mariano o el Desmodio.
Estas plantas al poseer una acción colerética ayudan además a eliminar colesterol ya que favorecen el paso de colesterol sanguíneo hacia la bilis.
Agua dialítica: Es un sistema fisicoquímico sencillo para transformar las moléculas del agua en un formato más biodisponible, que es capaz de disolver mejor los depósitos minerales que el agua normal. Se trata de unas ampollas que se ponen en un vaso de agua y se dejan unas horas actuar. Se encuentran en farmacias y en herbolarios.

Aromaterapia: romero, menta limón
Masaje zona hepatobiliar con aceites esenciales de menta, romero y limón que estimulan la función hepatobiliar.

Receta de aromaterapia para la mejora de la función hepatobiliar:
Aceite esencial de romero 2 gr
Aceite esencial de menta: 2 gr
Aceite esencial de limón: 1 gr
Aceite de almendras u oliva: 95 gr

Añadir los aceites esenciales al aceite vegetal y remover. Aplicar un masaje con este aceite en la zona hepatobiliar por la mañana y después de comer.
Nota: 1 gramo de aceite esencial suelen ser aproximadamente entre 25 a 30 gotas.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Receta de ambientador natural de aromaterapia

Receta de ambientador natural de aromaterapia

Receta de ambientador natural de aromaterapia

Cada vez están más presentes las sustancias olorosas a nuestro alrededor, en las casas se utilizan ambientadores contenidos en recipientes que se enchufan a la red y ceden su aroma poco a poco, si subes a un taxi es frecuente ver una botellita colgando del espejo retrovisor del conductor, muchos grandes almacenes usan un ambientador con un aroma concreto, en los aseos de los restaurantes o de los hospitales hay un aroma también para ocultar los posibles malos olores.
Pero todos estos aromas que imitan a las flores, a coníferas o a cítricos, no provienen de estas plantas, sino que son sustancias químicas sintéticas que imitan a los aromas naturales producidos por las plantas.
Pero el hecho de querer tener un aroma agradable en casa o en un aseo no es algo que no tenga consecuencias, especialmente a nivel de nuestra salud.
Ya que este tipo de aromas sintéticos poseen moléculas volátiles de carácter hormonal y aunque sean inhaladas y no ingeridas pasan también a nuestro torrente sanguíneo y actúan confundiendo a nuestro sistema hormonal, son los llamados disruptores endocrinos, sobre los que ha investigado ampliamente el Dr. Nicolás Olea y en donde están presentes sustancias del tipo de los ftalatos y almizcles sintéticos que actúan como alteradores hormonales. Especialmente son sensibles a ellos las madres en periodo de gestación ya que actuarían en el feto sobre el desarrollo de órganos dependientes de hormonas, como son de tipo estrogénico afectarían disminuyendo los niveles de la hormona masculina Testosterona, pero además pueden verse afectados otros órganos como el cerebro, afectando sobre su inteligencia e incluso sobre su comportamiento.
También se les relaciona con alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune e incluso en el desarrollo de cánceres de tipo hormonal.
Por todo ello es importante evitar utilizar este tipo de aromas químicos sintéticos y si queremos que en un lugar haya un aroma utilizarlos de origen natural.
Os propongo dos tipos de recetas sencillas para utilizar en el hogar o en cualquier otro tipo de ambientes.
Estos aromas naturales sin embargo actúan benéficamente sobre nuestro organismo, reequilibrando funciones, desinfectando el ambiente ya que muchos son antisépticos y sus moléculas se evaporan al ambiente en forma de iones negativos por lo cual ionizan y recargan la atmósfera que nos rodea.
Os propongo dos tipos de recetas sencillas para utilizar en el hogar o en cualquier otro tipo de ambientes.
Podemos realizar dos tipos de ambientadores uno de ellos con aceites esenciales y el otro con plantas aromáticas.

Receta de ambientador natural de aromaterapia con aceites esenciales
Podemos realizar una sencilla receta con aceites esenciales puros para la purificación y desinfección de nuestro hogar, de un aula, o la consulta de un terapeuta, para utilizar a través de una sencilla pulverización.
Para ello mezclaremos 1 mililitro (unas 20 gotas) de cada uno de los siguientes aceites esenciales puros y de calidad:
limón, eucalipto, hisopo y pino, completaremos hasta 100 mililitros con alcohol de 80 grados, envasaremos en un frasco con dispositivo atomizador y ya está listo para ser utilizado.
Si lo dejamos durante un mes reposando en un lugar fresco y oscuro el ambientador adquirirá aún mejor aroma.
Nos aportará frescor y bienestar, desinfección del ambiente en el que nos encontremos y proveerá también de moléculas aromáticas con carga negativa que actuarán ionizando el ambiente.

 

Ambientador natural con plantas aromáticas
Se trata de poner varias plantas aromáticas en un tarro de cristal de unos 500 ml de capacidad.
Utilizaremos para ello coníferas con resina para poner en el centro, por ejemplo una piña pequeña de cedro, o una rama de ciprés con algunas bayas, alrededor pondremos también algunas ramitas de conífera como pino, ciprés o cedro, también rodearemos esa piña central con hojas de laurel, hojas de romero y de lavanda, añadiremos también una rodaja cortada de un cítrico como naranja o limón, que además de dar vistosidad completará la mezcla aromática en la que hemos seguido la regla de la combinación de los aromas para perfumería: cítricos o notas de salida, notas medias o corazón con las hojas de aromáticas y notas de fondo con las coníferas.
Irá muy bien añadir especias como canela en rama, anís estrellado o clavo.
Cuando hayamos puesto todos los ingredientes cubriremos con agua. Nos durará al menos un mes, si se va evaporando el agua podemos añadir más agua.
La combinación de esta mezcla de aromas nos dará un aroma fresco, natural, grato, agradable y salutífero.
Para expandir su aroma lo podemos colocar destapado sobre un cubre radiador o bien sobre un calentador de vela para té o bien un calentador de tazas de té incorporado a un puerto usb del ordenador, o sino ponerlo dentro de un cacito de agua caliente e irá expandiendo su aroma al ambiente.
Estos aromas naturales expanden y abren nuestros pulmones mejorando nuestra respiración, podemos comparar esta sensación de frescor y amplitud con la que sentimos al respirar estos otros aromas químicos sintéticos con los que se siente en muchos casos oclusión, dificultad al respirar e incluso dolor de cabeza.

Os animo a realizarlos y especialmente el del segundo tipo que puede ser una actividad de disfrute y juego para realizarlo con niños al ir recogiendo ramitas y piñas de árboles y plantas aromáticas.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Aceitunas en salmuera

Aceitunas en salmuera

Aceitunas en salmuera

El olivo era muy preciado por su fruto, la aceituna que era uno de los alimentos básicos de la dieta griega, además de alimento fruto, especialmente es el aceite obtenido de su presión lo que ha sido grandemente valorado por todos estos pueblos mediterráneos como en los días actuales, gracias a la presencia en altas proporciones del ácido oléico, un ácido graso monoinsaturado muy estable a nivel biológico y con muchas cualidades de protección cardiovascular.
El olivo era muy preciado por su fruto, la aceituna que era uno de los alimentos básicos de la dieta griega, además de alimento fruto, especialmente es el aceite obtenido de su presión lo que ha sido grandemente valorado por todos estos pueblos mediterráneos como en los días actuales, gracias a la presencia en altas proporciones del ácido oléico, un ácido graso monoinsaturado muy estable a nivel biológico y con muchas cualidades de protección cardiovascular.
La aceituna fermentada en salmuera de forma tradicional constituye un alimento magnífico a nivel probiótico para mantener la salud intestinal, pero ahora es muy frecuente encontrar aceitunas preparadas para la venta en supermercados y tiendas tradicionales que no tienen estas cualidades, ya que contienen numerosos aditivos entre ellos el glutamato monosódico, un potenciador de sabor con acción adictiva y que actúa como una excitotoxina, su numeración es E-621 y benzoatos como conservantes, entre ellos el E-211, contienen también sulfitos y vinagre, cosa que en una aceituna preparada de forma tradicional no se añade ya que la acidez se produce al ser fermentadas y el ácido producido es el ácido láctico y no el acético presente en el vinagre y que afecta a las bacterias probióticas saludables.

Una aceituna preparada de forma tradicional solo ha de contener : aceitunas, agua, sal y condimentos (ajo y hierbas aromáticas), de otro modo pierde sus cualidades probióticas. Además de una última investigación se nos revela una ventaja más de las aceitunas fermentadas de forma tradicional y es las bacterias presentes en ellas gracias a este proceso eliminan metales del intestino.
Según este estudio de la Universidad de Jaén que ha sido publicados por la revista ‘Scientific Reports’ bajo el título ‘New insights into the role of plasmids from probiotic Lactobacillus pentosus MP-10 in Aloreña table olive brine fermentation’, en el que se revela como gracias a la bacteria ‘Lactobacillus pentosus’ que actúa recubriendo la mucosa del intestino, donde impide que moléculas de arsénico, cadmio o mercurio atraviesen sus paredes y entren al torrente sanguíneo.

Preparar aceitunas en salmuera: el fruto del olivo conservado y fermentado en salmuera es un alimento probiótico típico de los pueblos del mediterráneo.

Aporto una receta que se ha pasado de padres a hijos en un pueblo del Alentejo portugués:
Se ponen en agua las aceitunas enteras sin cortes cubiertas con agua y se dejan tapadas durante un mes en un recipiente de cuello estrecho, ha de ser agua natural sin tratar, y hay que abrir de vez en cuando el recipiente para dejar salir el gas. Poner una señal en la línea que llega el agua. Pasado el mes quitar esa agua y lavar las aceitunas, rellenar hasta esa señal con agua e ir añadiendo sal marina. Para saber la cantidad de sal necesaria poner un huevo y cuando flote sobre el agua con la sal esta será la cantidad necesaria. Quitar el huevo y poner las aceitunas con la sal y dejarlas un mes o más, ahora se pueden añadir hierbas aromáticas al gusto como ajo, laurel, orégano, pimienta, tomillo o ajedrea.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies