Gel desinfeccion de manos

Gel desinfeccion de manos

Gel desinfeccion de manos

Desde que se conoció que los gérmenes podrían transmitir enfermedades, el hábito higiénico especialmente en los médicos ha salvado muchas vidas, pues por ejemplo muchas mujeres morían tras un parto porque el médico no se lavaba las manos

.

No fue hasta el año 1847 que e un médico húngaro llamado Igmac Semmelweis aconsejó el lavado de manos para atender a las parturientas, aunque en divulgar esto fue más conocido el francés Luis Pasteur, pues antes se pensaba que los gérmenes surgían por generación espontánea a partir de la materia orgánica.

Sin ser muy alarmistas, el lavado de manos con jab

ón es una medida higiénica para incorporar en nuestras rutinas diarias y especialmente cuando tenemos algún proceso catarral o infeccioso.

Esta receta contiene ingredientes sencillos y de fácil alcance. El alcohol en su máxima capacidad desinfectante es el de 70 grados, en esta receta se consigue esa dilución partiendo de los demás componentes que diluyen un alcohol más concentrado en etanol como el alcohol de 96º que es el que habitualmente se vende en farmacias.

El gel de aloe vera se puede comprar en farmacias o herboristerías o bien si tenemos hojas de aloe, obtenerlo en casa, hay una receta en mi blog donde viene todo el proceso de obtención , en esta receta la gl

icerina va ya incorporada con el aloe para la conservación del gel, si la realizaseis, en la receta utilizar la parte de gel de aloe y glicerina sumando ambas.

Los aceites esenciales utilizados son eucalipto y lavanda, dos aceites esenciales de gran acción antiséptica, fáciles de encontrar en farmacias o herboristerías y que suelen formar parte del botiquín de muchos hogares.

El Dr. Jean Valnet utilizaba agua destilada o hervida con un 2% de aceite esencial de lavanda para desinfectar heridos durante la s

egunda guerra mundial.

El aceite esencial de eucalipto posee también un amplio espectro frente a gérmenes y especialmente para los que afectan a vías respiratorias.

Este gel puede aplicarse tras el lavado de manos, o bien de vez en cuando si estamos en lugares donde esto no es posible. También puede utilizarse para difundir al ambiente para lograr su desinfección y aplicar sobre superficies y objetos para desinfectarlos.

Si tenemos además otros aceites esenciales podemos aumentar su potencia, como son el aceite esencial de orégano o el de árbol del té.

Ingredientes:

Alcohol de 96º……..65 gr
Gel de aloe vera….25 gr
Glicerina……………..5 gr
Aceite esencial de eucalipto….3 gr
Aceite esencial de lavanda……2 gr
Mezclar todos los ingredientes y envasar en un frasco con aplicador
Nota: Cada gramo de aceite esencial equivale a unas 25 o 30 gotas.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Aceitunas en salmuera

Aceitunas en salmuera

Aceitunas en salmuera

El olivo era muy preciado por su fruto, la aceituna que era uno de los alimentos básicos de la dieta griega, además de alimento fruto, especialmente es el aceite obtenido de su presión lo que ha sido grandemente valorado por todos estos pueblos mediterráneos como en los días actuales, gracias a la presencia en altas proporciones del ácido oléico, un ácido graso monoinsaturado muy estable a nivel biológico y con muchas cualidades de protección cardiovascular.
El olivo era muy preciado por su fruto, la aceituna que era uno de los alimentos básicos de la dieta griega, además de alimento fruto, especialmente es el aceite obtenido de su presión lo que ha sido grandemente valorado por todos estos pueblos mediterráneos como en los días actuales, gracias a la presencia en altas proporciones del ácido oléico, un ácido graso monoinsaturado muy estable a nivel biológico y con muchas cualidades de protección cardiovascular.
La aceituna fermentada en salmuera de forma tradicional constituye un alimento magnífico a nivel probiótico para mantener la salud intestinal, pero ahora es muy frecuente encontrar aceitunas preparadas para la venta en supermercados y tiendas tradicionales que no tienen estas cualidades, ya que contienen numerosos aditivos entre ellos el glutamato monosódico, un potenciador de sabor con acción adictiva y que actúa como una excitotoxina, su numeración es E-621 y benzoatos como conservantes, entre ellos el E-211, contienen también sulfitos y vinagre, cosa que en una aceituna preparada de forma tradicional no se añade ya que la acidez se produce al ser fermentadas y el ácido producido es el ácido láctico y no el acético presente en el vinagre y que afecta a las bacterias probióticas saludables.

Una aceituna preparada de forma tradicional solo ha de contener : aceitunas, agua, sal y condimentos (ajo y hierbas aromáticas), de otro modo pierde sus cualidades probióticas. Además de una última investigación se nos revela una ventaja más de las aceitunas fermentadas de forma tradicional y es las bacterias presentes en ellas gracias a este proceso eliminan metales del intestino.
Según este estudio de la Universidad de Jaén que ha sido publicados por la revista ‘Scientific Reports’ bajo el título ‘New insights into the role of plasmids from probiotic Lactobacillus pentosus MP-10 in Aloreña table olive brine fermentation’, en el que se revela como gracias a la bacteria ‘Lactobacillus pentosus’ que actúa recubriendo la mucosa del intestino, donde impide que moléculas de arsénico, cadmio o mercurio atraviesen sus paredes y entren al torrente sanguíneo.

Preparar aceitunas en salmuera: el fruto del olivo conservado y fermentado en salmuera es un alimento probiótico típico de los pueblos del mediterráneo.

Aporto una receta que se ha pasado de padres a hijos en un pueblo del Alentejo portugués:
Se ponen en agua las aceitunas enteras sin cortes cubiertas con agua y se dejan tapadas durante un mes en un recipiente de cuello estrecho, ha de ser agua natural sin tratar, y hay que abrir de vez en cuando el recipiente para dejar salir el gas. Poner una señal en la línea que llega el agua. Pasado el mes quitar esa agua y lavar las aceitunas, rellenar hasta esa señal con agua e ir añadiendo sal marina. Para saber la cantidad de sal necesaria poner un huevo y cuando flote sobre el agua con la sal esta será la cantidad necesaria. Quitar el huevo y poner las aceitunas con la sal y dejarlas un mes o más, ahora se pueden añadir hierbas aromáticas al gusto como ajo, laurel, orégano, pimienta, tomillo o ajedrea.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Mahonía, un regalo de las cuatro estaciones

Mahonía, un regalo de las cuatro estaciones

Mahonía, un regalo de las cuatro estaciones

La Mahonía es un arbusto con unas hojas que nos recuerdan a las del acebo, e incluso sus nombres botánicos se asemejan: Mahonia aquifolium, y el del acebo Ilex aquifolium.
Es una planta arbustiva también llamada uva de Oregón por ser su flor el símbolo de este país, ya que es una planta originaria de Norte América y que se ha adaptado y extendido a los bosques de tipo mediterráneo ya que no es muy exigente en agua y cuidados. Destaca el aspecto de sus hojas verde brillante que terminan en bordes con puntas semejantes a las de la encina o el acebo.

La Mahonía nos ofrece su belleza en las cuatro estaciones: a finales de febrero, cuando no hay apenas plantas en flor ella comienza su bella y alegre floración repleta de flores amarillas, por lo que es muy apreciada para ornamentación de jardines y también por las abejas ya que es una de las primeras flores que les servirán de alimento en los días cálidos de invierno.
En verano sus flores comienzan a transformarse en frutos y así es de los primeros frutos silvestres de los que podemos disfrutar para añadir a ensaladas o preparar nuestras primeras mermeladas de bayas silvestres.
En otoño sus hojas comienzan a adquirir tonos ocres que con el brillo acerado de sus hojas también nos ofrecen su belleza y en invierno mantiene sus hojas verdes y robustas con lo cual siempre nos alegrará el verla y tenerla cerca.

Es una planta muy adecuada para ornamentación de jardines, pero también para tener en el huerto y proteger la zona norte a plantas y cultivos, así como en las zonas más al norte del jardín.
La podemos encontrar silvestre y se propaga muy bien a través de sus semillas.

Esta planta pertenece a la familia de las Berberidáceas y como el Berberis es rica en Berberina, un alcaloide del que recientemente se han descubierto propiedades antidiabéticas, sin embargo el uso tradicional de esta planta se relaciona sobre todo con el tratamiento de afecciones de la piel como la psoriasis, acné, espinillas del cutis, piel escamosa y eccemas.
También en uso interno para afecciones catarrales y digestivas: mejora la nutrición estimulando todas las glándulas y el apetito, también estimula la secreción biliar. Es una planta depurativa de la piel y desintoxica la sangre.
No está recomendada durante el embarazo.
Las partes utilizadas son el rizoma seco y la corteza de las ramas y las raíces.

Palmira Pozuelo

Su fruto es una baya globosa semejante a una uva de color azulado y en su interior contiene un jugo rojo y tiene de 2 a 5 semillas de color marrón brillante. Son comestibles y los más maduros tienen un sabor entre ácido y dulce. Son muy ricos en antocianósidos, un pigmento de potente acción antioxidante y vitamina C, así como ácidos orgánicos. Poseen una acción estimulante del apetito y aportan nutrientes antioxidantes y depurativos.
Los frutos tambien pueden utilizarse en forma de tintura para tratar afecciones de la piel, así como para realizar vinos y licores.

Receta:
Mermelada de Bayas de Mahonía
Será una de las primeras mermeladas de bayas silvestres que podemos realizar casi al inicio del verano pues ya comienzan a madurar sus frutos. Para ello recogeremos los frutos seleccionando los más maduros y tras lavarlos echarlos en una cazuela y cubrirlos con agua. Calentar sin que llegue a hervir y mientras con un mazo ir presionando, hasta que veamos que se forma una especie de papilla. Colar con pasapuré para eliminar las semillas
Añadir el zumo de dos limones y por cada 400 gr de esta papilla que obtenemos añadir 300 gramos de azúcar integral de caña o panela. Calentar suavemente hasta que se disuelva todo el azúcar. Envasar en tarros previamente esterilizados (hervir durante 15 minutos). Cuando enfríen taparlos y volcar boca abajo para hacer el vacío. Así nos durará unos tres o 4 meses aproximadamente, si queremos mayor duración hemos de hervir los tarros cerrados y ya con la mermelada envasada unos 20 minutos con agua cubriéndolos.

 
Artículo publicado en la revista Espacio Humano

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Mostaza de Lunaria

Mostaza de Lunaria

Mostaza de Lunaria

Con las semillas puede elaborarse una mostaza una forma sencilla sería macerándolas unos 15 minutos en agua fría, también podemos añadirles algo de vinagre para rebajar el sabor picante, luego les podemos añadir algo de sal.

Tomé interés por esta receta y realizé una mostaza a base de semillas de lunaria partiendo de una receta tradicional de mostaza y el resultado fue muy gratificante, aunque hay que usarla como acompañamiento y en pequeñas cantidades.

                   

Semillas de Lunaria

 

Cuando los frutos maduran vemos en su interior las semillas oscuras y redondeadas, cuando el fruto está seco es muy fácil al tocarlas que se vayan desprendiendo y dejen el tabique interior del fruto de aspecto nacarado, es algo laborioso pero merece la pena. También podemos fermentarlas, o molerlas y añadirlas en pequeñas cantidades sobre la ensalada.

Elaboración de mostaza de Lunaria:

Poner 50 gr de semillas de lunaria junto con 80 ml de vinagre de vino blanco y 80 ml de vino blanco seco de buena calidad, añadir una cucharada de sirope de arce o de arroz (o panela) una cucharadita de cúrcuma y media cucharadita de sal (gris de Bretaña)

Dejar macerando tres días en la nevera en un tarro de vidrio. Una vez pasado el tiempo triturar toda la mezcla y guardar en el frigorífico. Para disminuir el amargor se puede dejar tres días destapado el tarro con la mostaza en el frigorífico.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista
https://palmirapozuelo.com

Subscribete a la Newsletter
Ungüento de Caléndula

Ungüento de Caléndula

Una receta de gran éxito en todos los talleres por sus sencillez de elaboración y sus grandes resultados y aplicaciones.
Básica para llevar en el bolso, mochila, en nuestros viajes y en el botiquín de casa.

Ingredientes:
4 puñados de flores de caléndula frescas
100 gramos de cera virgen de abeja
500 ml de aceite de oliva virgen extra
Elaboración: con cuatro puñados de caléndulas frescas poner en 100 gr de cera de abeja y medio litro de aceite de oliva derritiendo toda la mezcla en un cazo o sartén a fuego muy bajo, o bien a baño maría durante una hora. Dejar una noche reposando, volver a calentar por la mañana, dejar enfriar y colar a través de tela de algodón, envasar en tarros de vidrio.
Usos y aplicaciones: Para aplicar en zonas de inflamación, contusión o irritaciones de la piel, labios y piel reseca, picaduras de insectos, etc.

Palmira Pozuelo
(Farmacéutica Naturista)

Aceite de caléndula

Aceite de caléndula

Este aceite no debe faltar en el botiquín de casa por sus múltiples aplicaciones.

A base de caléndula una planta singular para el cuidado y reparación de la piel

Ingredientes:
Flores de caléndula seca
Aceite vegetal (almendras o albaricoque
Elaboración:
Poner un 10% de flores de caléndula seca en aceite vegetal (almendras o albaricoque) y dejar al baño maría durante 45 minutos, dejar enfriar y colar con un paño de algodón estrujando bien para extraer todo el aceite. Para aplicar en zonas doloridas, inflamadas o contusionadas.
Indicaciones:
Para nutrir y cuidar la piel tras el baño y la ducha, tanto en niños como en adultos.

Palmira Pozuelo
(Famaceutica Naturista)
www.palmirapozuelo.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies